Nido de la tierra

Una mañana con las manos en la tierra

Durante el verano, todos los lunes, de 8 a 11, se lleva a cabo una rutina maravillosa en El Chañar. Con las manos en la tierra, metidas entre hojas, escarbando con cuidado, huerteras y gente de a pie buscan sus propias frutas y verduras, las cortan y se las llevan a sus casas. ¿No es una práctica maravillosa?
lunes, 27 de enero de 2020 · 11:13

Durante todo el año,  21 personas cuidaron sus huertas hasta que fueron dando frutas y verduras. Por estos días quienes se acerquen al predio del Centro de Formación Profesional Agropecuaria N° 2, conocido en la región como “Puesto Chañar”, pueden cortar los tesoros de esas plantas junto con quienes metieron las manos en la tierra y las cuidaron con dedicación de pocos.

 


Nos cuentan que desde el año 2000 la Unidad Didáctica Productiva “Huertas Familiares y Viveros” cubre una superficie de tres cuartos de hectárea del predio. Actualmente son 21 personas -17 mujeres y 4 varones- a cargo de parcelas, y cada una de ellas está acompañada por su grupo familiar.

 

 

Así, lunes a lunes del caluroso verano neuquino, se lleva a cabo la cosecha de frutas y verduras frescas junto a las huerteras. Quienes se acerquen al predio, también podrán hacerse de abonos orgánicos y productos de la granja avícola (huevos de gallinas criollas y araucanas; pollos parrilleros; pollitos para cría).

 

La apuesta del Puesto El Chañar lleva como banderas la Economía Social, la Soberanía Alimentaria, y la Agroecología. “Las prácticas de producción consideran igualmente importante la dimensión social, ambiental, lo relativo al consumo y lo productivo. Se trata de que los alimentos sean producidos sin agroquímicos, respetando la naturaleza, el bienestar animal, cuidando el suelo y la biodiversidad. Esto incluye las redes de solidaridad y ayuda mutua que interrelacionan a agricultores, huerteras, productores, cocineras, elaboradoras, técnicos,  etc…”, nos dicen con orgullo.

 

 

Concretamente esta actividad de los lunes se enmarca dentro de las iniciativas de  “Agricultura de proximidad”. Es decir, aquellas que se realizan en lugares cercanos, con bajos costos de traslado y donde se ofrecen alimentos de alta calidad nutricional por ser estacionales, locales, identitarios.  “Comercio justo” es otra de las premisas. Todos los eslabones de la cadena productiva apuestan al comercio justo y al encuentro directo entre quien consume y quien produce.

 

 

Un poco de historia
La institución se inaugura en 1992 con fuerte impronta en la capacitación laboral para personal de la  fruticultura como actividad predominante. En ese momento se comenzaron a instalar las huertas y viveros en el predio educativo, sorteando dificultades como el agua para riego y la alta concentración de salitre en el terreno. 

Desde el año 2000 el proyecto educativo se centró en la formación de emprendedores de la economía familiar, y comenzó a instaurarse metodología de las “Unidades Didácticas Productivas” que son espacios reales de trabajo, de uso comunitario, donde se brindan las capacitaciones y los alumnos realizan sus prácticas profesionalizantes, abriéndose camino al desarrollo de su emprendimiento productivo.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias