Reencuentro

El regreso de Milo

Después de ocho largos meses, “Milo” se reencontró con su cuidadora en una calle de Neuquén.
sábado, 5 de junio de 2021 · 00:50

En el mes de octubre de 2020, Juli llevó a “Milo” a la Isla Jordán a dar un paseo. A poco de llegar, saltó de la camioneta, se internó en la zona de bardas y no volvió a aparecer. A partir de ese momento, su búsqueda fue incesante.

En febrero, un grupo de kayakistas dio aviso de la presencia de un perro de grandes proporciones en un islote del río Limay, frente a la isla 132. Según el relato, el animal se veía muy flaco y se mostraba muy arisco.

Proteccionistas de Neuquén y Juli, hicieron lo posible y lo imposible para llegar a “Milo”, que producto de la situación, se mostraba esquivo a cualquier  contacto con humanos  a raíz de su historia de maltrato y también por tantos meses sin saber de quien lo había adoptado y le había cambiado la vida.

La voz se fue corriendo y cada vez más gente se sumaba a su búsqueda.

Se colocó una jaula en el islote con ropas de Juli para que reconociera su olor, entrara y allí poder encerrarlo hasta el rescate. Se colocó comida en las inmediaciones. Se pidió a Prefectura y a otras personas con embarcaciones ayuda para encontrarlo y cruzarlo. Todo fue en vano, “Milo” fue más astuto y nunca pudieron atraparlo.

Hace un par de meses, Martín, que trabaja en una chacra de la Isla Jordán, se convirtió en su hada madrina y lo salvó de una tremenda desnutrición por haber pasado tantos meses alimentándose con lo que encontraba o podía cazar. Al principio con recelo, luego con un poco más de confianza, fue aceptando esa ración de comida que el hombre le acercaba, mientras intentaba ganarse su confianza. Todos los días a la misma hora, “Milo” llegaba para recibir su alimento y también esas caricias  que le devolvieron la confianza en el animal humano.

Hasta hace tres días en que no se acercó a la chacra a comer. Martín, preocupado, dio aviso a las proteccionistas y comenzó de nuevo su búsqueda.

¿Dónde buscarlo?  Se temía lo peor.

Hasta que en la tarde de ayer, alguien publicó en Perros perdidos Neuquén, el siguiente mensaje: “Gente, anda un gran danés perdido entre las calles Brown y Carlos H. Rodríguez (Neuquén). Lo llamamos para intentar  agarrarlo, no pudimos. ¡¡Compartan !!”.

El mensaje comenzó a recorrer las redes sociales y a llegar testimonios de gente que lo había visto por otras calles de Neuquén. Hasta que alguien avisa que lo estaba reteniendo en calle Santa Fe al 200, frente a una reconocida clínica.

Hasta allí llegó Juli con su auto, lo llamó, le abrió la puerta y “Milo” se subió como si nada, como si todo éste tiempo no hubiera pasado y reconociendo que llegaba a un puerto seguro.

¿Cómo llegó hasta allí ?, será una incógnita más. Lo que importa es que hoy “Milo” ya está de nuevo en casa, reconociendo el lugar y disfrutando de las caricias  de Juli y del cariño de  toda la familia.

Hay historias con final feliz… y la de “Milo” es una de ellas.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Más de

Comentarios