EL GOLEADOR DE BRASIL

Gabriel Jesús, de pintor en las calles a campeón y figura

Hace cinco años fue uno de los voluntarios que ayudó a acondicionar las calles de Sao Paulo para el Mundial.
lunes, 08 de julio de 2019 · 20:35

El chico salido de una familia humilde se consagró este domingo como el mejor jugador de la Copa América y la estrella del campeón Brasil. Pese a ser expulsado, Jesús fue el más destacado de su equipo en la final con gol y asistencia. Además, terminó como el goleador del torneo.

El venir desde abajo es una gran motivación para el jugador que nunca olvida sus raíces pese a que está avaluado en 70 millones de euros.

“En Brasil tenemos una expresión y creo que es el único modo para describir lo que me pasó. Mi vida se transformó de agua a vino. Hace seis años, estaba jugando en el potrero tratando de sobrevivir, tratando de llegar a un club grande en Brasil. He jugado con muchos grandes jugadores que ahora manejan colectivos o trabajan en el supermercado o en la construcción. Y no es porque no hayan tenido talento. Es por la falta de oportunidad. Algunas personas necesitan trabajar para hacer algo de dinero. No pueden ponerse a perseguir sus sueños. Y si yo no hubiese tenido el apoyo de mi madre. Posiblemente estaría haciendo lo mismo que ellos ahora”, cuenta el jugador en una nota escrita por él mismo y publicada en ‘The Players Tribune‘.

El momento de inflexión en la carrera de Jesús fueron los Juegos Olímpicos de Rio en 2016. “Antes de aquel torneo, yo era solamente un fan de Neymar, como todos los demás”, recuerda el delantero que después de mostrar un gran rendimiento fue fichado por el Manchester City.

En 2017, Gabigol pasó del Palmeiras al Manchester City y empezó a marcar goles desde su llegada, a pesar del complicado cambio cultural.

“No voy a mentir, la primera vez que vine a Manchester, me sentía perdido en todo. Mi madre iba y venía entre Brasil e Inglaterra, y fue extremadamente duro estar lejos de ella. Porque ella es todo para mí. Fue madre y padre a la vez, mientras yo crecía. Así que ahora, cuando hago un gol, incluso cuando ella no está en el estadio, levanto el teléfono y le hablo”, explicó Jesús.

 

 

25%
Satisfacción
75%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios