EDITORIAL

Danza con lobos

Las huestes de Jorge Sapag están más alineadas que nunca. Saben de sobra de la dependencia que existe del gobernador, y esperan por la inspiración de su líder. Hoy más que nunca la militancia azul espera que Sapag se inspire y genere un par de jugadas políticas que saquen del brete a la lista del gobierno. Pero también hay reciprocidad en esta necesidad. La idea de Jorge Sapag es no retirarse de la política y se plantea una instancia de retorno para el 2019; no piensa regalar un ápice de lo que consiguió hasta hoy y mucho menos perderse los beneficios de Vaca Muerta en los términos en que se proyectan. Siendo su primer tributario es al menos injusto que no lo intente.
sábado, 4 de octubre de 2014 · 22:48
No hubo tiempo ni para deglutir la novedad. Fue así, casi como de la nada que surgió la información confirmando un acuerdo entre Jorge Sobisch y Guillermo Pereyra. Fue el senador nacional quien adelantó la información en la mañana de AM550 el jueves por la mañana. Previamente Pereyra y Sobisch habían compartido una comida en Buenos Aires con la única presencia del hijo del senador como testigo de esta charla. Un dialogo de dos personajes que supieron tener varios encontronazos a lo largo de sus vidas políticas. Un momento solemne en sus vidas; un tiempo para echar a andar todas las fichas, quizás sus últimas.
Los une la necesidad de enfrentar al gobierno de Jorge Sapag, los une la ambición de lograr la gobernación de la provincia para modificar rumbos. Los une también su visión antikirchnerista, son muchos los motivos que confluyen generando esta empatía entre ambos dirigentes. Su veteranía también es una característica común, ambos viene de experiencias traumáticas con su salud. Muchas cosas en común y una idea fuerte que los alienta: Neuquén puede ser diferente a lo que es. Están sumamente interesados en mostrarse como el contraste de la era Jorge Sapag. Ambos creen que el gobernador ha hecho uso y abuso de su poder y que ha llegado el momento de poner freno a su autonomía.
El triunfo de Omar Gutiérrez en las partidarias le ha devuelto al gobernador la tranquilidad y la confianza para animarse a definir un cambio generacional en la dirigencia del MPN y en ese terreno no hay espacio para el sobischismo y los seguidores de Pereyra;  esto obliga a una lucha por la supervivencia. Más en el caso de Pereyra que tiene cargo institucional y una fuerte presencia corporativa en la vida neuquina. Por el lado de Sobisch se sabía que iba a intentar volver a la gobernación ni bien superara sus cuestiones judiciales y acercara posiciones con la sociedad. 
Nadie esperaba que el acuerdo entre ellos se diera como se dio y en cambio muchos especulaban que tanto Pereyra como Sapag iban a cerrar posiciones para no dejarle lugar a Sobisch. Ya se ve como en política nunca las sumas dan la lógica que indican las matemáticas.

Los Azules

Las huestes de Jorge Sapag están más alineadas que nunca. Saben de sobra de la dependencia que existe del gobernador, y esperan por la inspiración de su líder. Hoy más que nunca la militancia azul espera que Sapag se inspire y genere un par de jugadas políticas que saquen del brete a la lista del gobierno. Pero también hay reciprocidad en esta necesidad. La idea de Jorge Sapag es no retirarse de la política y se plantea una instancia de retorno para el 2019; no piensa regalar un ápice de lo que consiguió hasta hoy y mucho menos perderse los beneficios de Vaca Muerta en los términos en que se proyectan.  Siendo su primer tributario es al menos injusto que no lo intente.
Para cumplir con su propósito de intentar volver en el 2019 al menos debe armar una fórmula que le reporte lealtad y que esté de acuerdo con sus pretensiones. Y esto también condiciona la integración de la misma, porque es probable que una vez que logró imponer a una mujer en ella no desee retroceder en la integración de una fórmula que mantenga la presencia de género y que de respuesta a la renovación generacional. Algo de esto último se da con Omar Gutiérrez pero en cuanto a la integración femenina es todavía una incógnita a develar. 

Los nombres en danza

No son pocos los que se han animado a pronosticar cuales son los nombres que podría estar analizando Sapag para acompañar al contador Gutiérrez, obviamente dando por entendido ya que Gutiérrez es el elegido.
Los más obvios hablaron de Alma Sapag, "Chany” como le apodan sus allegados. Es la hermana del gobernador y sería también la presencia del apellido Sapag en la lista. Tiene la ventaja de su lealtad y familiaridad pero su novel militancia hace que la den por descartada. Muy cercano a a Chany Sapag esta Jorge Lara quien es uno de los armadores territoriales del gobernador, pero no cumple con el requisito de género.
Otro de los nombres que suena en esta danza de la fortuna es el de Olga Guzmán, quien adopto un bajo perfil desde que dejara la banca de diputada nacional y se sumara a la gestión de Desarrollo Social. Dicen que es una de las militantes de confianza del gobernador y que precisamente su bajo perfil es una de las virtudes que el mandatario pondera.
El otro nombre que está en danza es el de la ministra Zulma Reina, quien es una firme militante de la causa azul y que tuvo una destacada tarea en la interna partidaria que ungió a Omar Gutiérrez en la presidencia del MPN. Son algunos nombres que están rondando en la cabeza del gobernador neuquino.
Las grandes incógnitas de esta danza de apellidos están qué pasa con Rolando Figueroa que es otro de los jóvenes que impulsó Sapag al gobierno del partido y que de acuerdo a los rumores palaciegos estaría alejado de la consideración del jefe de gobierno. 
Por último la última de las grandes dudas es sí la activa relación con su primo Luis Felipe Sapag lo llevará a posicionarlo en la fórmula. Son estas algunas de las conjeturas que pueden recogerse por medio de las opiniones de los distintos voceros y operadores del gobierno. Esta no es más que una transcripción de cuanto se oye; la verdad solo la tiene "in pectore” Jorge Sapag.
Más que un desafío, para Sapag, la alianza entre Sobisch y Pereyra es una amenaza y una afrenta política. Hay que esperar que en estos días empecemos a vivir una interna colosal entre dos apellido que han "la historia” del Movimiento Popular Neuquino. 
Nadie permanece indiferente en Neuquén cuando el Movimiento pone en marcha los motores para decidir quién será su candidato a gobernador.  Señores acomódense la mesa está servida, papas fritas y good show! Como diría el gran Tato.

 

M.E.G.



Comentarios