Opinión

La refundacion de la deuda en Río Negro *José Luis Rodríguez

Si bien es cierto, que las finanzas rionegrinas no escapan a la realidad del país, a la realidad del resto de las provincias, principalmente de la región, y esta situación no genera un clima de inestabilidad económica en el corto plazo, que afecte la gobernabilidad, no es menos cierto, que se están dando los primeros pasos para tener grandes dificultades, y en un futuro no muy lejano.
lunes, 3 de febrero de 2014 · 12:15
El Gobierno de la provincia de Río Negro ha anunciado aumentos salariales a las fuerzas policiales, aún está vigente el anuncio a otros sectores de la administración pública  y no tiene los fondos para cumplir con tales compromisos si no sale a buscar préstamos a los bancos o al mercado para poder afrontarlos.
Sin entrar en la consideración de la justicia de tales salarios, avasallados y ajustados permanentemente por el proceso inflacionario,  ni en la evaluacion de la necesidad del Gobierno,  en torno a las nuevas incorporaciones a la administración pública, lo cierto es que Río Negro, no tiene los recursos para afrontar nivel de gasto.
Lo lógico, sería primero saber como obtendrán los recursos para luego avanzar en el compromiso, tal como lo requiere la Ley de Presupuesto, que es una estimación de recursos y una APROBACIÓN DE GASTOS.
Viendo el presupuesto 2014, y los acontecimientos de negociaciones salariales posteriores y de las que aún restan, está absolutamente claro que aún cuando en la  elevación presupuestaria se anuncia un ahorro de 483 millones de pesos, en Río Negro volvió el déficit.
Esta situación,seguramente traerá aparejado un redireccionamiento del gasto, la utilización de recursos extraordinarios o de capital y la búsqueda de fondos en el sistema financiero argentino, y por sobre todo, dar las explicaciones cómo los pagarán en el futuro, ya que no se pagan con recursos corrientes.
Está claro, que por el lado del gasto, más allá de la baja en el costo político, a partir de la reducción en cantidad y/o sueldos de funcionarios, anunciado por el Gobernador , es un hecho que se verá afectada la obra pública rionegrina,quedando casi en forma excluyente como obra publica, la financiada con fondos nacionales.
En cuanto a recursos extraordinarios, se tiene previsto, tal lo anunciado por el Gobernador, la  renovación de los contratos petroleros, reafirmado que  se van a desarrollar este año,  y creo que va a ser muy fuerte la tentación y serán utilizados para gastos corrientes,  a pesar de que los mismos deben financiar gastos de capital,  lo que  por un lado está prohibido, y por otro queda en preguntarnos con que recursos extraordinarios como este, se contará el próximo año, y subsiguientes.
No obstante esta realidad, es de esperar que esta urgencia no vaya en desmedro de la responsabilidad de una buena negociación de los mismos. Teniendo en cuenta que esta es la primera vez, que la provinciatiene esta posibilidad que antes era nacional, y ahora la responsabilidad es provincial como conquista de la reforma constitucional. Renovemos así,  realmente a las empresas petroleras que cumplieron, a quienes estén en condiciones de hacerlo y no a los incumplidores, y tengamos en cuenta que todas las inversiones que realizaron las empresas, por  cumplimiento del contrato, ahora son de patrimonio provincial. Principalmente debemos tener muy en claro, con qué reservas gasíferas y petroleras contamos para saber qué recibir por ello, donde más allá de las regalías, somos acreedores de un canon inicial extraordinario. Y este, si bien  debería ser destinado a inversiones para el desarrollo, seguramente  se va a utilizar para gastos corrientes, entendible por cierto en la sustitución de financiamiento, pero con un destino claro sobre el futuro porque no lo volveremos a tener por los próximos diez o quince años.
Aún así, con la contención y el redireccionamiento del gasto, y con la aparición de recursos extraordinarios aparece la necesidad de financiamiento.
En este sentido, la primer fuente de financiamiento, será el incremento de la deuda flotante o con proovedores, pero también será indefectible la toma de crédito, salir a buscar fondos al sistema financiero, ya que con las anteriores respuestas  no alcanza a cubrir una necesidad de financiamiento, superior seguramente a los 1.500 millones de pesos.
Así, lo que resta va a ser tomado en el sistema financiero convencional, con bancos privados o en el mercado de capitales, tal como lo anuncio el Gobernador,aunque  creo que esta alternativa lleva más tiempo y hoy el país no está en condiciones de salir a mercados internacionales, a tasas bajas. De todas maneras, es objeto de un estudio, de analizar las distintas opciones que se presentarán, y donde seguramente el Gobierno Nacional tendrá mucho que ver, ya que fue política conjunta de los gobiernos tanto nacional como de todas las provincias, en el proceso histórico de  nacionalización de la deuda, que las provincias no tomarían másfinanciamientos en el sector privado, y menos para financiar el déficit. 
Río Negro, por este pacto, no sólo nacionalizo su deuda, sino que no está pagando, ni capital, ni intereses de la misma, aunque  si ya se observa, en el presupuesto 2014,las cuotas del crédito de 250 millones de pesos, que el año pasado tomo el Gobierno precisamente para apaliar el déficit de dicho año, por lo que  incluyendo los organismos multilaterales, es de 714 millones de pesos, viniendo de un ejecutado 2013 de 242 millones de pesos, y con intereses por 350 millones, después de ejecutar 85 millones en el 2013.
Si bien es cierto, que las finanzas rionegrinas no escapan a la realidad del país, a la realidad del resto de las provincias, principalmente de la región, y esta situación no genera un clima de inestabilidad económica en el corto plazo, que afecte la gobernabilidad, no es  menos cierto,  que se están dando los primeros pasos para tener grandes dificultades, y en un futuro no muy lejano.
Este escenario 2014,  con la aparición del déficit, pone de rodillas la conducta de  responsabilidad fiscal, afecta la obra pública, los ingresos petroleros no serán para inversión sino para gasto, los proveedores deberán esperar para cobrar,  lo que incrementa los costos, y aparece nuevamente el Sistema Financiero Privado, en cualquiera de sus modalidades, el presente tendrá soluciones, las mismas que lamentablemente complicaran sobremanera el futuro.

José Luis Rodríguez

 Ex ministro de Economía, ex Legislador,

 

 

 

Comentarios