EDITORIAL

Seguridad Ciudadana: nuevas avenidas para su abordaje

Según el Informe de Desarrollo Humano para América Latina “Seguridad Ciudadana con Rostro Humano” el mapa de las violencias se compone de las cifras objetivas y subjetivas disponibles. Y contar con este mapa actualizado es uno de los mayores desafíos institucionales para dar cuenta de la realidad en materia de seguridad ciudadana. Es a partir de éstas y otras complejidades que surge la necesidad de buscar otras avenidas para conocer la dinámica criminal en las diferentes sociedades. Este proceso exploratorio nos acerca a la construcción de experiencias y el desarrollo de alianzas poco exploradas.
sábado, 10 de mayo de 2014 · 19:02
La criminalidad y la inseguridad representan hoy fenómenos clave para la vida de los ciudadanos de América Latina y el Caribe, y están entre los principales desafíos de las sociedades y los gobiernos de la región. En este contexto Panamá no es una excepción.

Según el Informe de Desarrollo Humano para América Latina "Seguridad Ciudadana con Rostro Humano” el mapa de las violencias se compone de las cifras objetivas y subjetivas disponibles. Y contar con este mapa actualizado es uno de los mayores desafíos institucionales para dar cuenta de la realidad en materia de seguridad ciudadana.

Es a partir de éstas y otras  complejidades que surge la necesidad de buscar otras avenidas para conocer la dinámica criminal en las diferentes sociedades. Este proceso exploratorio nos acerca a la construcción de experiencias y el desarrollo de alianzas poco exploradas.

Alianzas como modelo de Gestión de Conocimiento

En Panamá se puede identificar una de estas nuevas vías para gestionar conocimiento como el resultado de un esquema triangulado entre el sector privado, el público y los organismos internacionales. El sector privado bien podría erigirse como la piedra angular de dicha figura, a través por ejemplo de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura. Mediante la promoción del Observatorio de Seguridad Ciudadana, dicha entidad ha incentivado la participación en la construcción de mecanismos de gestión de conocimiento fiables, objetivos y con credibilidad, para el seguimiento y la evaluación de políticas y planes de seguridad ciudadana en el país.

El Observatorio de Seguridad Ciudadana nació en el año 2009 en el marco del Programa Conjunto: "Ventana Temática Prevención de Conflictos y Construcción de Paz”. Auspiciado por el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, contó con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Panamá y del equipo técnico del Observatorio de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB).
La iniciativa tuvo como objetivo "facilitar la cooperación público-privada a nivel local y nacional a fin de informar a la ciudadanía, de todos los sectores, sobre las condiciones de seguridad en la República de Panamá”.

El paso dado por el sector privado representa en dicha ocasión la inserción en la sociedad panameña de nuevas formas de participación de la ciudadanía desde la corresponsabilidad.

Responsabilidad Social Empresarial y Seguridad Ciudadana

La responsabilidad social empresarial (RSE) puede ser una forma de contribución del sector privado hacia la seguridad ciudadana, potenciando y complementando los esfuerzos que vienen realizando los estados en esta línea.
La gestión de conocimiento en seguridad ciudadana desde los programas de RSE puede convertirse en una contribución al desarrollo humano sostenible, en donde el compromiso y la confianza de la empresa hacia sus empleados y a las familias de estos, puede redirigirse a mejorar el capital social y la calidad de vida de comunidades con niveles de criminalidad alarmantes. En Panamá, el Observatorio ha publicado: 5 Informes sobre el Estado de Situación, ha realizado dos Encuestas de Victimización y Percepción de la Seguridad Ciudadana, ha desarrollado una Revista Especializada "CONVIVIR” y ha patentado el Ciclo de Encuentros sobre Seguridad Ciudadana.

Algunas alternativas pueden dirigirse por ejemplo al rescate de espacios públicos, a la ampliación de modelos de intervención o de rehabilitación  ya existentes, al apoyo en la formulación de planes municipales de seguridad ciudadana y a la creación de espacios de diálogo en la comunidad. De igual manera, reconociendo que la ausencia de planificación de los espacios puede ser un factor que favorece el crimen, la realización de propuestas para mejorar y/o reordenar la distribución de los espacios sería un mecanismo de intervención, desde la responsabilidad social empresarial, con altos beneficios sociales.

La seguridad ciudadana es un componente esencial de la seguridad humana y del desarrollo humano, por tanto el sector privado puede y debe considerar la responsabilidad social empresarial como una herramienta de trabajo en una materia tradicionalmente vista como gestión pública, que es la seguridad ciudadana. Esa puede ser una de las fórmulas poco exploradas que marquen la diferencia en la búsqueda de una sociedad más segura, sumando actores y uniendo todos los esfuerzos  para alcanzar los resultados esperados.

En el Informe de Desarrollo Humano Regional se propone explorar el rol de nuevos actores. Esta experiencia en Panamá nos muestra que es posible el desafío de incluir a la empresa privada en un tema no tradicional y así visualizar las capacidades que tienen las empresas de invertir sus  ganancias en un bien común, como lo es la seguridad ciudadana.

 

Fuente: ONU-PNUDhttp://www.revistahumanum.org/blog/seguridad-ciudadana-nuevas-avenidas-para-su-abordaje/- 

 


 

Valorar noticia

Comentarios