EDITORIAL

Hora de jugarse

A muy pocos meses de concluir su gestión el gobernador Sapag está metiéndose de a poco en el juego de la política nacional. Lo hace al acompañar a Daniel Scioli a Tucumán en pleno proceso electoral y también juega sus cartas junto a los gobernadores de la OFEPHI.
domingo, 23 de agosto de 2015 · 02:54
Los tiempos en política suelen ser determinantes. E inclusive cuando se hace referencia a un buen gobernante, dirigente o estadista suele hacerse referencia a que es un buen "tiempista” como sinónimo de elogio o aprobación al manejo político que realiza de situaciones y coyunturas. A lo largo de los últimos años se ha podido escuchar muchas veces esa referencia a la figura del gobernador Jorge Sapag. Expresiones elogiosas respecto al manejo de la interna partidaria y al poder del gobierno. En este último caso está referido al uso que se hace del aparato estatal para su intervención decisiva en beneficio del oficialismo. Salvo en las elecciones de 2013 cuando Guillermo Pereyra ganó con amplitud imponiendo su candidatura y en las posteriores elecciones generales, Jorge Sapag perdió el manejo del MPN. Aun cuando quien lo presidia era Jorge Sobisch. Toda esta introducción sirve para analizar lo que resta de mandato de gobierno y como la transición que se vive sigue siendo un espacio de poder que domina el actual mandatario.  
A muy pocos meses de concluir su gestión el gobernador Sapag está metiéndose de a poco en el juego de la política nacional. Lo hace al acompañarlo a Daniel Scioli a Tucumán en pleno proceso electoral y también juega sus cartas cuando los gobernadores de la OFEPHI deciden invitar al gobernador bonaerense a participar el próximo mes de ese encuentro en la provincia de Neuquén. No son acciones neutras ni disimulan su intencionalidad. Es un gesto político que vale más que muchas declaraciones, es un manejo de los tiempos que muestra como Sapag sabe que ha llegado el momento de jugarse. Que no sirve ser tibio en esta coyuntura y que a pesar de mantener su hermetismo durante la campaña de las PASO y no pronunciarse a favor de nadie, ha llegado el momento de tomar partido por su candidato preferido.
Sapag desmintió en más de una ocasión que esté pensando en integrarse a un eventual gobierno de Scioli, ante la reiterada pregunta de los cronistas acerca de su futuro siempre dijo que estaría en la provincia con residencia en San Martin de los Andes y que quería contribuir desde su lugar de ex gobernador en gestiones que contribuyeran a abrir puertas a la provincia de Neuquén. También negó que fuera a ser Secretario de Energía de Daniel Scioli si este llegara a ser presidente. Los medios nacionales ya le adjudican al mandatario neuquino un lugar en el equipo de Scioli y afirman que ese lugar fue una de las solicitudes de la presidenta Cristina Fernández efectuó al gobernador bonaerense junto a la de su cuñada Alicia Kirchner. Dentro de esa versión se indica que tras las tensas semanas que se vivieron durante la negociación de la nueva ley de hidrocarburos uno de los puntos que surgieron de ese acuerdo fue la incorporación del mandatario patagónico al manejo de la política energética del gobierno del Frente para la Victoria. Se sabe lo que dejan trascender las fuentes del gobierno nacional, por aquí no hay quienes confirmen ni desmientan estas versiones. Pero como solían aconsejar los mayores antaño, hay que llevarse por los hechos y no por los dichos. La visita a Tucumán y la presencia de Scioli en Neuquén en el mes de setiembre para la cumbre de OFEPHI sumados al recibimiento en el aeropuerto de Neuquén en medio de la campaña de las PASO son una muestra clara de hacia dónde marcha el MPN en octubre, al menos el oficialismo del MPN.
Por su parte Guillermo Pereyra se mostró muy definido junto a Sergio Massa y afirmó que jugará toda su estructura en favor del hombre de Tigre. Tras las elecciones del 9 de agosto Massa ha recuperado un importante protagonismo para las elecciones de octubre, la no polarización le ha otorgado una vida más. Y se mueven en ese sentido, la tarea de armado político en todo el país le ha insumido mucho tiempo y esfuerzo restándole capacidad de acción en lugares claves. Tras los resultados de agosto los equipos de Massa relanzaron su estrategia federal de campaña y en ese esquema está inserto el senador neuquino. La gravitación del gremio petrolero es importante en la región como así también la de los gremios que responden a Hugo Moyano de quien Pereyra es Secretario adjunto, además de amigo personal. 
Las elecciones municipales de setiembre en Plottier, Rincón de los Sauces y las mesas complementarias en Plaza Huincul irán generando el clima previo a la gran batalla por la Capital neuquina que se dará en octubre antes de la elección presidencial.  Neuquén y Plottier son las dos ciudades donde estará muy pendiente el gobernador electo Omar Gutiérrez y su equipo. La vida interna del MPN está marcada por singularidades que en pocas ocasiones salen a la luz. Se transitan los últimos meses de la gestión Sapag y algunos opinadores se preguntan que será del futuro de la lista azul, Pereyra con Massa, Sapag con Scioli, Figueroa con Corroza, Gutiérrez con Bongiovani. Todos azules, cada uno con sus matices.
M.E.G. 


Comentarios