EDITORIAL

Con Quiroga y Tortoriello, Cambiemos pone proa hacia Vaca Muerta

El gobierno nacional va mostrando sus cartas. Con la practicidad a flor de piel avanzan en el armado político en las provincias de Neuquén y Rio Negro. De las versiones a la acción. El 2019 está rodando.
domingo, 29 de abril de 2018 · 12:32

El “colectivo” Cambiemos va mostrando sus cartas. Esta semana hubo dos “casi” confirmaciones. El intendente de Neuquén, Horacio “Pechi” Quiroga, es el gran elegido para intentar destronar al MPN en las elecciones provinciales del año venidero.

El mandatario capitalino ganó la pulseada en la “meca” del “mauricismo” y su postulacion oficial solo depende de formalismos dictados por la curia macrista.

Lo mismo sucedió en Río Negro. Ayer por la mañana el intendente de Cipolletti confirmó que el año próximo buscara la gobernación de la provincia de Río Negro. Lo hizo durante Un entrevista que concedió al programa Neuquén País que se emite por AM550 La Primera.

Tortoriello y Quiroga serán los cabecillas de la campaña colonizadora que Cambiemos inicia desde Buenos Aires hacia la gran región de Vaca Muerta.

Quiroga olfateaba el escenario desde octubre del año pasado cuando contabilizaron el último voto en favor de su nuevo compadre político, el entonces electo diputado nacional David Schelereth.

“Yo no soy candidato. Voy a ser gobernador de la provincia”, decía por aquellos días el “Pechi”.

La arenga estaba destinada a la carpa chica. Medía la moral de su carpa chica. Era consciente del sablaso que el MPN y Ramon Rioseco le habían propinado en las elecciones provinciales del 2016.

Arenga e intervenciones esporádicas a distintos puntos de la provincia, fue la receta de Quiroga para jugar sus cartas en la mesa de las grandes decisiones.

Los movimientos del neuquino fueron surtiendo efecto. Mientras Mauricio Macri fluctúa entre buen y mal humor de los neuquinos, Quiroga mantiene y alimenta su romance con una parte del electorado.

Allá, en Buenos Aires, capital de la “curia mauricista” fue en donde hace dos semanas se selló la suerte del “Pechi” y el resto.

En el 2019, Cambiemos vendrá por el gobierno de la provincia de Neuquén y el conductor del colectivo será el intendente capitalino.

El MPN dio cuenta de la novedad y comenzó a alinear la tropa.

Por lo visto el encargado de cerrar heridas y meterle p’a delante es el actual senador nacional y secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra.

El legislador nacional, hace dos semanas, mantuvo una reunion con el gobernador Omar Gutierrez y el máximo referente de la lista Azul, Jorge Sapag.

Fue en la residencia de la Costa. Allí, dicen, Pereyra tiró las bases de lo que será el consenso interno para que en agosto asuman las nuevas autoridades partidarias.

La charla también sobrevoló la interna del partido de cara a la definición de los candidatos que el partido provincial llevará en su boleta el próximo año.

Pereyra les explicó la necesidad de bajar los decibeles y evitar desmostraciones de fuerza, de manera de no entorpecer los debiles consensos en construcción.

Los Azules confirmaron la fecha del acto en el Ruca Che previsto para el 12 de mayo.

Rolando Figueroa presentó, vía redes sociales, su flamante agrupación interna: Rebelde y Federal.

La batalla está planteada, solo resta ver cuantos son y cómo caminan de cada lado.

Jorge Sobisch continúa su derrotero por la provincia promocionando su vuelta al ruedo y las “ganas” que tiene de ser nuevamente gobernador de la provincia.

Luis “Toti” Manganaro hace lo mismo y promociona a sus candidatos a intendendes en distritos clave como Zapala, Plottier y Senillosa.

La nota de que la construcción está en marcha la dio Omar Gutierrez con la foto, sonriente, junto a los “caprichosos” estatales Carlos Quintriqueo y Jorge Marillan.

Una rara instantánea que se prestó para distintas interpretaciones.

Teniendo en cuenta la decisión del “mauricismo” de jugar en Neuquén con Horacio “Pechi” Quiroga, no sería raro pensar que el partido provincial comience a mostrar una actitud más distante del gobierno nacional. Al menos por los proximos dos meses.

Alejandro López

Comentarios