La política en Neuquen

Vaca Muerta, los empresarios y el último tren de la prosperidad

El Norpatagonico costara 550 millones de dólares. Estaría listo para el 2023. Las PyMES y gremios locales ensayan alianzas en defensa de la economía regional.
sábado, 30 de junio de 2018 · 00:00

El jueves pasado Nación y Provincia presentaron en sociedad el proyecto que dieron en llamar Tren Norpatagonico. Fue en la sede del gobierno neuquino. El acto estuvo presidido por el Ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich  y el gobernador de la provincia, Omar Gutiérrez.

Serán 665 kilómetros de vía que unirán el Puerto de Ingeniero White de Bahía Blanca con Añelo, punta de playa de Vaca Muerta.

La puesta en escena sirvió para mostrar detalles de la futura obra y explicar que la misma demandara una inversión de 550 millones de dólares.

Se prevé que la licitación se hará a fines de este año mediante el sistema de Participación Publico Privada (PPP). Los funcionarios estimaron que la obra seria adjudicada en el 2019 y que el plazo de ejecución alcanzaría los 4 años.

En un país normal y sin sobresaltos el Tren Norpatagonico debería estar rodando los primeros días del 2024. No es nuestro caso. Las seguridades de hoy pueden transformarse en viejos anhelos inalcanzables y motivos de nostálgicos relatos de aquello que pudo ser y nunca llego.

No es la primera vez que un gobierno nacional se aferra a las potencialidades de Neuquén  y la Patagonia para invitarnos a ser parte de gestas memorables.

Hubo un gobierno radical que intento trasladar la capital del país a Viedma. También intentaron un polo petroquímico en Neuquén. Allí, al lado de la hoy moribunda Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP).

Hace no más de 12 años el kirchnerismo se apodero del proyecto Chihuido I dando rienda suelta a la posibilidad de sumar megavatios al circuito interconetado nacional.

En el 2012 se puso el ojo sobre Vaca Muerta anunciando millonarias obras en infraestructura y servicios.  

Nada de lo antes dicho se ha cumplido. Vaca Muerta es lo único en pie. Su fortaleza viene desde sus entrañas y quizás allí este el motivo del por qué tarde o temprano los anuncios se hagan realidad.

Muchas son las dudas que se generan alrededor del tren petrolero y todas vienen del lado del gobierno nacional.

Sabido es que la administración Macri tiene serios inconvenientes de financiamiento y que ese ha sido el motivo de mayor peso por el cual acudió al Fondo Monetario Internacional. Asi las cosas los analistas a fin de semana concluían en una sola pregunta. ¿De donde van a salir los 700 millones de dólares que costara la obra del Tren Norpatagonico?   

Nadie supo arriesgar una respuesta convincente. Quizás el tiempo, la política y la economía puedan hacerlo.

En el plano local hay un gran interés por todo lo relacionado a Vaca Muerta. Estamos ante un renacimiento de la meca del shale oil y el shale gas.

Los PyMES del sector entienden que esta vez tienen que ser protagonistas. Son conscientes que es la última gran oportunidad y que despreciarla seria de cobardes.

La pata gremial está mucho más armada y ocupan un espacio importante en la mesa de decisiones. Se podría decir que a nivel local son los adelantados.

El petrolero y Senador Nacional, Guillermo Pereyra, fue uno de los primeros en sentarse a la mesa grande que ocupan los Ceos de las compañías nacionales y extranjeras que programan inversiones en Vaca Muerta.

Pereyra, desde el Senado presidiendo la comisión de Energía y como mandamás del gremio petrolero, negocio el nuevo marco en las relaciones entre las compañías petroleras y los trabajadores que representa.

De todos los originarios de Vaca Muerta es el que mayor predicamento tiene entre los empresarios del sector a nivel nacional.

Los PyMES locales buscan organizarse más allá de sus cámaras. Compartir un espacio que les permita competir y crecer en el conjunto. Así es como desde hace muchos meses vienen tratando de organizarse tras la figura del Cluster Vaca Muerta. Iniciativa muy saludable que no solo contempla a las empresas locales del sector sino también a ongs, instituciones públicas privadas y Universidades.

El Cluster está llamado a ser el eje del desarrollo y crecimiento equilibrado de la gran región metropolitana de la Confluencia.

Antes, deberán barajar y dar de nuevo. Así lo advirtió el Senador Pereyra este fin de semana. Luego de confirmar que el gremio de Petroleros Privados esta dispuesto a sumarse al Cluster Vaca Muerta, el legislador dijo que “nos sumaremos siempre y cuando se entienda que de una vez por todas hay que ser generosos y trabajar en medidas y herramientas que nos beneficien a todos”.

Empresarios y gremio coinciden en la necesidad de aunar fuerzas para consolidar a las PyMES locales. Entienden que es una forma de que el dinero que genera la actividad, en un gran porcentaje, quede en la región.

“Es una nueva oportunidad que se nos presenta. Esperemos que sepamos aprovecharla porque sino una vez más nuestras PyMES serán devoradas por el león”, sentencio Pereyra graficando la voracidad de otras grandes empresas nacionales que pugnan por desembarcar en Vaca Muerta.

El Norpatagonico podría estar rodando en cuatro o cinco años. Mientras tanto los empresarios locales se debaten entre subsistir o unirse para competir y subirse al último  tren de la prosperidad.    

25%
Satisfacción
25%
Esperanza
16%
Bronca
0%
Tristeza
33%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios