La Política en Neuquén

Se fue Pechi, el preferido de todos

A los 13 años fue el primer maletero en la terminal de ómnibus de San Martín de los Andes. Dejó de existir a los 65, se va como “el hacedor” de la capital de Neuquén y la Patagonia.
sábado, 12 de octubre de 2019 · 10:42

La madrugada del sábado 12 de octubre dejó de existir, Horacio “Pechi” Quiroga. Se fue con tres mandatos cumplidos, como intendente de la ciudad más importante de la Patagonia. Estaba a punto de terminar su cuarto mandato pero con una ciudad a la que le elevó su estatus geopolítico y económico al llevarla al centro de las miradas nacionales y extranjeras como la capital de Vaca Muerta. Cuando nadie imaginaba el futuro neuquino ligado a otra oportunidad de la mano del petróleo, Quiroga avanzaba en su idea de proyectar a Neuquén como la capital de servicios logísticos y financieros del sur del país. Las pruebas de lo hecho están a la vista. Deja una ciudad con un alto componente de todo lo que demanda hoy el mundo de los negocios.  Se fue el preferido de todos. El hombre que supo sacar ventaja en base a su compromiso con el trabajo diario. Salvo el MPN y la izquierda ortodoxa, no hubo espacio político local, provincial y nacional que contara con la imagen de “Pechi” en sus marquesinas de campaña. Todos tu vieron su foto o afiche con él. Fueron 50 años de trabajo en la política de los cuales 30 los dedicó enteramente a su “querida Neuquén”.

 

De maletero a intendente

Sus primeros años transcurrieron en su San Martín de los Andes, natal. De allí trajo su marca distintiva de compromiso con el trabajo. Fue el primer maletero de la terminal de ómnibus de la ciudad lacustre. El “Pechi” con 13 años esperaba los ómnibus de turistas, que llegaban de Buenos Aires y de Chile, y ofrecía sus servicios para llevar las maletas hacia los hoteles cercanos. El pacto era simple. El “pibe” por unas monedas llevaba el equipaje a la rastra hasta la recepción misma de los hoteles.  Tiempos duros en donde había que “parar la olla” como le gustaba decir. Después se vino a Neuquén, fue empleado del BPN, CALF, Hidronor y el Casino; en cada lugar dejó su sello y fue despertando el reconocimiento de quienes le descubrían sus dotes de negociador. Así fue como se abrió camino como dirigente vecinal, después como concejal, luego vinieron dos mandatos como intendente, uno como legislador nacional, para luego regresar en el 2011 a la intendencia y quedarse allí, elección mediante, hasta la madrugada del sábado 12 de octubre. Las crónicas dicen que fue encontrado sin vida en el departamento que habitaba en el centro de la ciudad, a pocas cuadras del Palacio Municipal, pero lo cierto es que “Pechi” nunca dejaba de estar en su despacho. Podría estar en el lugar más recóndito del planeta pero siempre atento a “su” municipio y advirtiendo a sus colaboradores a que “todo esté en orden”. Era así, porque fue parido así.   

 

Entre dos pasiones

Su vocación por el trabajo y compromiso militante lo llevó a tener que optar entre sus dos pasiones. Cursaba tercer año de derecho y la política lo llamaba, comenzaba a descubrir la seducción y el afecto que despertaba entre sus vecinos de Barrio Nuevo, primero, y entre sus pares vecinalistas, todos del MPN y muy combativos. Su primer debate interno fue precisamente ese, continuar y terminar su carrera para recibirse de abogado o se abrazaba a la política de servicio en la ciudad que en la década del 70 lo adoptaba como propio.

La política pudo más y dejó “para más adelante” su carrera universitaria. Quizás sea esta materia la que él en algunos momentos de soledad se recriminaría. Y también allí debe estar el principal motivo de haber sido la bestia política opositora que ajustició al MPN capitalino cuantas veces quiso, carta orgánica mediante.  

 

Títulos y cucardas

Desde el inicio mismo Quiroga supo de sus debilidades frente al poder hegemónico que en los 90 representaba el partido provincial. Quiroga comenzaba a ascender en la política cuando el partido provincial hacía gala de todo su poderío militante y dirigencial con un alto componente de jóvenes profesionales.   Joven, carismático y seductor; fueron los atributos con los que Pechi contó, en sus inicios, para plantarse frente al MPN.  No tuvo el lustre de una placa exhibiendo su título universitario pero en base a su trabajo y compromiso permanente llenó su vitrina con cucardas de muchas batallas ganadas frente a lo que era, y es, el poder político provincial dominante más importante de la republica argentina y Latinoamérica. Así y todo, en cada elección que pudiera, “Pechi” se anotaba para ir por ellos. Apasionado y soldado de cuanta batalla electoral se le propusiera se lleva consigo, también, el antecedente de haber sido candidato a gobernador por alianzas tejidas a instancias de la UCR, en una oportunidad; el kirchnerismo en los principios del 2000 y la tercera y última de este año junto al “macrismo”. Un claro ejemplo de pragmatismo. Se va uno de los actores políticos principales de la vida misma del MPN. Sin él, el partido provincial no hubiera tenido gestas electorales para destacar y resaltar al grado de históricas. Pechi, sin el MPN tampoco hubiera sido lo que fue. El preferido de todos.

23%
Satisfacción
46%
Esperanza
0%
Bronca
23%
Tristeza
7%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias