La política en Neuquén

Proselitismo virtual o militancia, la diferencia entre unos y otros

No es casual lo que le está ocurriendo a cada uno de los espacios que compiten por la gobernación. El MPN y el gobierno de concertación desde la neuquinidad.
domingo, 17 de febrero de 2019 · 11:30

Asistimos a una campaña electoral anodina. Sin sobresaltos. Aburrida. Una competencia en la que cada uno se esfuerza en hacer y sacar lo mejor de sí, pero pareciera que no alcanza. Esas son las sensaciones que uno cosecha cuando habla con otras personas que nada tienen que ver con la política. El otro sector, el que es parte, el 20 % que está involucrado, tiene otra lectura. Ellos sostienen, planilla Excel en mano (o en algún soporte electrónico), que se está ante una de las contiendas mas disputada de los últimos años. El proselitismo virtual en toda su dimensión. Los likes hacen estragos en los cálculos y proyecciones de los estrategas, a tal punto que hoy se ven ganadores.

 Lo cierto es que a 25 días de las elecciones provinciales el común de la gente está más interesada en el pronóstico del tiempo y la máxima estimada que en lo que hacen o dicen los candidatos. Salvo, vale decirlo, los que viven la política lejos del virtualismo. Los militantes, de ellos hablamos, son los que están inclinando la balanza y quizás sean los grandes triunfadores de esta contienda.

Allí radica hoy la gran diferencia entre unos y otros. Las recetas de Duran barba y los grandes pensadores del modernismo kirchnerismo asisten y soportan la presión territorial de la militancia emepenista. Son ellos los que, convertidos en una aplanadora, en estos últimos 10 días salieron a buscar el voto en favor del actual gobernador y candidato a su reelección, Omar Gutierrez. El proselitismo virtual ha quedado al descubierto. Los votos se pelean en la calle y para ello hay que ir al cara a cara con cada vecino, en cada rincón de la provincia.

La receta no es nueva. Llama la atención que la oposición no la lleve a la práctica. Haciendo un poco de revisión y retrotrayéndonos nada mas que 40 días en el tiempo, si uno miraba como había quedado la ocupación territorial de cada una de las alianzas tenía que concluir que la oposición llegaba con la sabana corta. Cambiemos y Unidad Ciudadana no habían podido cubrir la totalidad de los cargos, o candidaturas, en discusión. Dejaron a merced del MPN entre 20 y 25 mil votos. Demasiada ventaja para quien se precie de querer desbancar a un oficialismo cincuentenario.

¿En donde radica la diferencia entre unos y otros?

El MPN nunca detiene su funcionamiento. Puede parecer, inactivo, quebrado, a ´punto de fallecer, pero siempre hay alguien o algunos pensando y evaluando el futuro político con los resultados de la última elección en mano. La radiografía del momento para proyectarse en distintos escenarios a 4 años vista.

Mientras Ramón Rioseco, hace tres años festejaba el segundo lugar obtenido y daba a entender que la “en la próxima elección desbancaba al MPN”, en el partido provincial también tomaban nota y se ponían a trabajar para impedir lo que el cacique de Cutral Có presumía.

No es casual que la administración de Omar Gutiérrez albergue en su gabinete a personas originarias de distintas expresiones políticas e ideológicas. La apertura se realizó de manera natural. Sin estridencias, pero con un convencimiento profundo. En el actual gobierno conviven funcionarios emepenistas, kirchneristas, radicales, peronistas y también de la izquierda. Gutiérrez supo leer el debate que se presentaba en el seno de los distintos cultos. Allí también avanzó y les dio el rol y la importancia que merecían a todos los practicantes de la fe, sin ninguna distinción.

Todas esas acciones pensadas hacen más de tres años son las que hoy marcan la diferencia en favor del MPN.

Este sábado el gobernador hizo gala de uno de sus mayores logros. Metió en el debate la política de recursos humanos que lleva adelante. “Somos la única provincia que acordó aumento salarial para todo el año”, lanzó desde Chos Malal, capital histórica del Neuquén. Sus conceptos no fueron antojadizos. El MPN sabe que la decisión de ir por los acuerdos con los sindicatos más combativos, es una cucarda que difícilmente logren sus adversarios.

El gobierno provincial alcanzó acuerdos salariales con indexación trimestral con todos los gremios nucleados en la función pública.  El sábado los docentes dieron el visto bueno a la propuesta tejida durante la semana ultima entre ministros y la cúpula de ATEN. La convivencia con gremios y empleados también ha sido un acierto y es un motivo más del por qué el MPN se mantiene sobre el resto de las propuestas electorales actuales.

Neuquén fue el precursor en el modo de negociar salarios poniendo énfasis en el dialogo y el compromiso de mantener la paz social. Inicialmente, hace tres años atrás, sonaba a arreglo entre gobierno y cupulas sindicales; hoy es una política de estado que está fuera de toda discusión.

Omar Gutiérrez habló sobre la política salarial. Lo hizo fiel a su estilo, sin violencia dialéctica ni estridencias. Pero marcó a fuego la gran diferencia que existe entre unos y otros.

Alejandro López

 

75%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
12%
Tristeza
4%
Incertidumbre
8%
Indiferencia

Comentarios