Tragedia reveladora

Un niño escondido y muerto en un avión de Air France

El drama de las desigualdades humanas en una sola historia descubierta en el aeropuerto Charles De Gaulle.
miércoles, 08 de enero de 2020 · 20:30

Donald Trump exhibe el poderío estadounidense, de misiles y dólares. Australia está encendida de punta a punta: el humo llega hasta la Argentina y preocupa a los porteños. El Papa le pega chirlos a una mujer querendona y advierte a una monja que la besará solo si no lo muerde. El mundo, parece, está más loco que nunca. Pero nunca tan loco como en ese avión de Francia, nunca, nunca.

El avión voló desde Abiyán, Costa de Marfil, África, hasta el aeropuerto Chales De Gaulle, en París, Francia. En ese ataúd lustroso y caro, encontraron, esta mañana, este miércoles, el cadáver de un niño. Un niño de “una decena de años”, según dijeron los peritos franceses de la ciencia médica francesa, que tanta historia tiene de juzgar organismos humanos de las lejanas colonias. Un niño que se había escondido en lo que se llama “el pozo”, el espacio que la nave tiene para que se acoplen allí las ruedas y el tren de aterrizaje.

El niño, el pequeño africano, viajó desde Abiyán a París sin escala. Pero solo una parte de él llegó a destino, esa parte que es solo cuerpo sin alma, lo que nos queda después de la muerte. El, todo él, entero, tal vez habrá vivido esa aventura de volar unos pocos minutos, desde el despegue hasta el ingreso a los techos de la atmósfera, allí donde no hay oxígeno, allí donde la temperatura está decenas de grados bajo cero, allí donde mueren, inevitablemente, los niños que van colgados de las ruedas de los aviones.

En Abiyán, en Costa de Marfil, falta ahora un niño. Posiblemente nadie, o muy pocos, sepan quién era ese niño, que tenía un nombre, y una historia, y un padre, y una madre, y un futuro que quería evitar.

Los niños que viajan colgados de los aviones mueren, mientras otros, más afortunados, viajan tomando Coca Cola en primera clase.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias