PANDEMIA DE GRIETAS

Caravana de la ultraderecha de España contra el gobierno

Son partidarios de Vox, cuyo líder es Santiago Abascal. Reclaman el fin del confinamiento.
sábado, 23 de mayo de 2020 · 13:42

El ultraderechista partido español Vox, salió este sábado en caravana de autos y motos en las principales ciudades, para protestar contra el gobierno de Pedro Sánchez por su gestión en la crisis por la pandemia de coronavirus. En sintonía con los gobiernos de Estados Unidos y de Brasil, reclamaban el fin del confinamiento y la renuncia del Presidente al que califican de “socialcomunista”.

Es la primera movilización multitudinaria coordinada a nivel nacional por VOX que se realiza en medio de la flexibilización de la cuarentena (proceso de desconfinamiento, como le llaman en España) iniciado hace dos semanas una vez controlado el brote de coronavirus que tiene más de 28.600 muertos en todo el país.

Emulando las protesta "trumpistas" que tuvieron lugar en Estados Unidos para pedir el levantamiento del confinamiento, centenares de personas, en su mayoría con el barbijo puesto, salieron con sus vehículos en las capitales de provincia de España al grito de "¡Libertad!" y "¡Gobierno dimisión!".

Desde Madrid, subido junto a otros dirigentes a un ómnibus descapotable con el lema "FaseLibertad", Santiago Abascal, el líder de Vox, se dirigió por radio y Youtube a los manifestantes de toda España para inflamar su indignación lanzando graves acusaciones contra Sánchez y su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, del partido Unidas Podemos (UP).

"La amenaza a la libertad de España está protagonizada por un Gobierno ilegítimo que se ha convertido en un Gobierno criminal, incapaz de proteger a su pueblo", dijo Abascal, cuyas palabras resonaron en el interior de los vehículos en distintos puntos del país.

Sánchez "ha dejado morir los ancianos" o "ha tratado a los niños peor que a los perros", subrayó el líder ultra, quien cree que la situación que atraviesa España es "más grave" que cuando se consumó "el golpe separatista" de Cataluña en 2017.

De ahí que Abascal animó a sus simpatizantes a seguir saliendo a las calles para "defender la unidad de España, su futuro y su libertad".

La arenga incluyó las acusaciones recurrentes del argumentario de extrema derecha, repetido por los militantes, que advierten de las supuestas intenciones "totalitarias y sectarias" del Gobierno español, al que califican de "socialcomunista".

Con su convocatoria a nivel nacional, Vox buscó capitalizar el incipiente descontento que con los días se fue extendiendo a otros barrios y ciudades, principalmente entre seguidores de la derecha y extrema derecha, arrebatándole la iniciativa al conservador Partido Popular (PP), y principal fuerza opositora al gobierno.

En las calles de Barcelona, al paso de los manifestantes, se produjeron enfrentamientos verbales y momentos de gran crispación entre los seguidores de Vox y sus detractores, que les lazaron huevos, corchos con clavos para pinchar las ruedas de los vehículos y les gritaban: "Fuera fascistas".

Comentarios