MUCÍLAGO MARÍTIMO

Un gran "moco blanco" invade las aguas de Estambul

Se trata de una secreción de las criaturas marinas que asfixia el entorno, provocando las arcadas de vecinos y turistas.
jueves, 10 de junio de 2021 · 10:14

Un extraño "moco" blanquecino regó las orillas del Mar de Mármara en Estambul provocando las arcadas de vecinos y turistas. Se trataba del mucílago, una secreción de las criaturas marinas que asfixia el entorno y que no es nueva, pero que, para desgracia de los turcos, avanza con la polución y calentamiento global. El Gobierno promete medidas urgentes.

 

En un país obsesionado por atraer a cuanto más viajeros mejor al remitir la pandemia, lo peor que puede pasarle este verano es que, incluso antes de aterrizar, el visitante observe por la ventanilla del avión cómo las aguas que rodean Estambul se encuentran infestadas de un moco blanco que parece venido de otro planeta. Tampoco están contentos los pescadores que faenan en el Mármara, conectado con el Mar Negro y el Mediterráneo a través de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, respectivamente.

La situación del Mármara, en cuya costa norte se halla una metrópolis de 16 millones de personas y, hacia el este, una región industrial altamente contaminante, explica parcialmente un fenómeno que, como recuerda el ambientalista Joan Pons Solé, afecta más habitualmente a aguas continentales, como ríos y lagos.

 

"Se llama eutrofización. Se produce cuando hay vertidos o sobrecargas, sobre todo de contaminantes vinculados a las aguas residuales que aportan de golpe muchos nutrientes a aguas con pocas corrientes, que provocan que determinadas algas comiencen a crecer desmesuradamente, consumiendo el oxígeno del agua".

 

No es un producto tóxico pero sí algo "grave", advierte el experto, porque la consecuencia inmediata es la muerte de los ecosistemas marinos por asfixia. Una cámara submarina del equipo de la cadena CNN ya ha mostrado arrecifes, próximos a los Dardanelos, cuyas algas han comenzado a morir atrapadas entre las babas blancas que segregan las microalgas y el fitoplancton sobrealimentados, y que envuelven incluso a peces y crustáceos. El profesor turco Baris Ozalp aseguró a CNN que lleva detectando este fenómeno desde el año 2007, pero que esta es la primera vez que sus efectos perniciosos para la vida son evidentes.

 

Fuente: ElMundo.es

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios