HISTORIAS DE SUPERACIÓN

Perdió a su abuela, quedó solo y vende café para vivir

“Mi abuela me crio desde los 5 años. Perderla fue devastador”, recordó Christian Carrizo en Noticiero Central- 2º edición.
viernes, 23 de agosto de 2019 · 20:46

Christian Carrizo tiene 19 años y es de Bahía Blanca. Hace dos semanas que vende café frente a la peluquería donde trabaja su novia, en una bici totalmente equipada para su emprendimiento al que llamó Café Urbano. El joven perdió a su abuela hace un año, tuvo que dejar sus estudios y salir a trabajar.  

“Con mi abuela teníamos un vínculo único. Ella me crio desde los 5 años junto a mi abuelo. Fueron mi padre y mi madre. Me criaron y me enseñaron todo lo que se hoy en día. Perderla hace un año fue devastador”, recordó en Noticiero Central- 2º edición el joven bahiense.

Y reconoció: “Por la muerte de mi abuela quedé libre en la escuela, y en vez de estar en la calle o meterme en cualquier otra cosa quise salir a rebuscármela. Encontré changas, trabajos de albañilería, ayudante de plomero hasta que, por medio de un amigo, me surgió la idea de vender café. No tenía nada que perder”.

Christian lleva adelante su emprendimiento gracias a un amigo que le dio la bicicleta. “La bici era un proyecto de mi amigo que solo estaba buscando un conductor”, contó entre risas el joven.

Su trabajo arranca cerca de las 9 de la mañana, todos los días y ante la crisis señaló: “me va muy bien. La gente me ayuda bastante. La gente pasa y me felicita. Eso lo valoro bastante. No recibo ayuda del Estado y no intento hacerlo. Surgió a pulmón. No busco que alguien me tenga lástima”.

Los estudios los abandonó, pero el año que viene sueña con retomarlos: “El año que viene quiero retomar mis estudios. Quiero anotarme en unos proyectos. Ya tengo todo visto”.

Café Urbano se llama su emprendimiento que arrancó hace dos semanas con mucha repercusión en los medios nacionales y también en las redes sociales. “Hago café en filtro y vendo donas. Hay gente que me escribe para ofrecerme otros productos. La gente pide mucho café con leche, en cualquier momento sumo eso”.

Y cerró: “No alcanza para vivir, pero para sí para tirar. Mucha gente quiere colaborar y algunos pagan el café, pero no lo llevan y lo dejan para quien lo necesite una especie de Café Solidario”.

 

 

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias