POLÉMICA EN SANTIAGO DEL ESTERO

Le negaron el aborto no punible a una nena de 12 años

Investigan si la médica que atendió a la menor mintió con el tiempo gestacional para evitar así, la interrupción del embarazo.
miércoles, 20 de mayo de 2020 · 21:17

El hecho ocurrió en Villa Griselda, La Banda, Provincia de Santiago del Estero. En las últimas horas se dio a conocer que  una niña de 12 años, quedó embarazada, pero tras una serie de irregularidades en su atención, se le imposibilitó el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).


Según la denuncia, a la niña y la madre no les brindaron información sobre sus derechos sexuales y reproductivos garantizados por la Ley. Además, una médica, de la Unidad Primaria de Atención Sanitaria (UPA) Nº 3 de Villa Griselda, habría mentido con respecto al tiempo de gestación para que la niña no pudiera realizar la interrupción de su embarazo; práctica, que en un caso como este, está contemplada por la Ley desde 1921, hace casi 100 años. 


La Ministra de Salud de Santiago del Estero, Natividad Nassif, aseguró hoy que “se está investigando” a la médica que le negó el derecho a abortar a una menor abusada y expresó que: "Nunca hubo un consentimiento de la madre de la menor, al igual que de la nena para un aborto. Se le ofreció la oportunidad. La mamá dijo que se iba a encargar de la crianza del bebé.  Tuvieron la oportunidad de decidir y lo hicieron".

Lo cierto es que la nena fue a la UPA Nº 3 de la localidad ya mencionada, el pasado 2 de abril, donde fue derivada hacia otro centro de atención porque allí no contaban con un ecógrafo. Ese día les informaron, tanto a la menor como a la mamá de la misma, que la pequeña cursaba un embarazo de 20 semanas.

La niña volvió a atenderse en la UPA Nº 3 y, según afirmaron referentes de Salud Sexual y Reproductiva de la provincia, dentro ese establecimiento nunca le brindaron la información necesaria sobre derechos sexuales y reproductivos, tal como indica la Ley. 
La coordinadora de la UPA Nº 3 de Villa Griselda, María de los Ángeles Pereyra, se demoró casi tres semanas en elevar el comunicado a las autoridades sanitarias de Santiago del Estero sobre el embarazo de la menor. Pasó el informe el 26 de abril, pero llegó al Ministerio de Salud de la provincia, el 28 de ese mes. 


En dicho informe, la médica dice que la niña cursa un embarazo de 26 semanas (agregándole un mes y medio más al tiempo de gestación real) y como si eso fuera poco, además especificó que el embarazo había sido producto de una relación con otro joven.


Al recibir la documentación, autoridades sanitarias de Santiago del Estero asumieron que el tiempo de gestación ya se acercaba a las 30 semanas, por lo que se indicó continuar con el embarazo. Pero los representantes de Fortalecimiento Familiar de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia decidieron derivar a la niña al Centro Integral de la Banda, de gran referencia en maternidad dentro de esa provincia. Allí, médicos constataron que el embarazo en curso llevaba 24 semanas y no 30. Ante esta confirmación, se podría haber efectuado la práctica de la ILE,  pero el sistema de salud provincial tampoco respondió al reclamo.


La mamá de la menor, obligada por la situación personal a retornar a su hogar, firmó el alta de su hija y ambas abandonaron el centro de salud.  La pequeña en cuestión es cartonera y según su legajo del sistema de protección de niñez, pasó por varios abusos sexuales.   Hay denuncias de cuando ella tenía 3 años, y otros episodios similares en 2013 y 2017. Vive junto a su madre, la pareja de ella y sus dos hermanitos de 8 y 6 años en un contexto socio económico muy humilde.


Organizaciones sociales de la provincia manifestaron gran preocupación por las reacciones públicas de la médica Pereyra en sus redes sociales, quien antepone sus creencias religiosas por sobre la legislación vigente. Respecto de esto, Nora Schulman, directora ejecutiva de la ONG Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CASACIDN) expresó: “hay un tema cultural, muy vinculado a la Iglesia, sobre todo en las provincias del norte". Santiago del Estero tiene uno de los índices más altos de niñas madres, según datos del Ministerio de Salud de Nación.

Comentarios