MUERTE HUMANIZADA

Mejorarían protocolos de pandemia por el caso Solange

"Hay cierta colisión entre los derechos y lo que el sistema tiene que ofrecer en función del aislamiento”, sostuvo una especialista del Conicet.
domingo, 23 de agosto de 2020 · 12:17

Después de la muerte de Solange, historia más resonante, aunque no la única referida a la violación de derechos humanos en contexto de pandemia, desde el Ministerio de Salud en su reporte diario de la situación epidemiológica, se habló por primera vez de los derechos de las personas en  su etapa final no solo por Covid. Hasta ahora es lo más cercano a una respuesta desde el Gobierno.

Quien tomó la palabra este domingo fue Graciela Jacob, coordinadora de la Red de Cuidados, Derechos y Decisiones en el final de la vida del Conicet, e hizo referencia, primero, a las personas muertas por coronavirus. “Escuchamos números duros y dolorosos” en cada reporte, pero detrás de esos números “hay historias, hay personas, hay familias, recuerdos y deseos perdidos” sostuvo.

“Los cuidados del proceso de morir son un asunto central en la humanización de la medicina, la muerte es inherente a la vida, pero el proceso de morir es un asunto que nos compete como sociedad y que tiende, si esta humanizado, a mejorar nuestra calidad de personas en toda la sociedad”.

Pero más allá de las víctimas directas de este virus también hizo referencia a aquellos pacientes que por una enfermedad terminal que se agudizó deben ingresar a un hospital, “un ambiente en donde ni siquiera reconocen quien tiene al frente, estos señores que casi no parecen humanos, casi que no se reconocen caras, esta situación genera sin dudas miedo y temor y si se agrega el riesgo de estar solo y aislado, el nivel de sufrimiento  es enorme”.

Además de las medidas farmacológicas y no farmacológicas para transitar el final de la vida, Jacob afirmó  “que la tecnología más avanzada con la que contamos y la más eficiente es el acompañamiento y la comunicación” .

“Los pacientes a su vez tienen derechos. Tiene derechos a tomar decisiones, tienen derechos a ser acompañados y tienen  derechos a expresar sus voluntades, y en esta pandemia hay cierta colisión entre los derechos y lo que el sistema tiene que ofrecer en función del aislamiento”.

Desde la Red del Conicet se reconoció que se deben desarrollar protocolos que puedan cuidar a todos, que permitan a los pacientes no morirse solos y que los familiares puedan despedirse, “protocolos de acompañamiento para que el acompañamiento humanizado sea posible”  respetando las despedidas y rituales funerarios.

“Estas muertes en aislamiento, en soledad, casi desaparecidas del entorno familiar, son muertes que cursan con muchísimo sufrimiento  la familia y es un impacto para la sociedad” afirmó Jacob y explicó que por cada persona que muere, se calcula un impacto directo en seis personas del entorno íntimo, “si se multiplican por la cantidad de muertes que se escuchan a diario sabremos que tenemos un problema de salud pública” reconoció la especialista y agregó que esto provocará "grandes heridas que vamos a tener que solucionar y mitigar”.

 

Comentarios

Otras Noticias