Cotización

La caída del valor del petróleo plantea dudas sobre la viabilidad del shale

Las acciones de petroleras estadounidenses registraron fuertes caídas después de un período de "inquietante calma" en el mercado del crudo.
jueves, 16 de octubre de 2014 · 09:45
El reciente derrumbe de las acciones de petroleras estadounidenses recalcan un factor potencialmente decisivo en la inminente guerra de precios del crudo: la confianza de los inversores.
El lunes, las acciones de Goodrich Petroleum, un productor chico de petróleo y gas, retrocedieron 30%, la caída más espectacular del día. Las grandes empresas se vieron afectadas también: Continental Resources perdió 5,1%, Hess, 5,8% y EOG Resources, 6,8%. La mayoría de ellas se recuperaron un poco en la mañana del martes, y Goodrich subió más de 7%, pero todas estaban por debajo de los niveles a los que habían comenzado la semana.
Tras tres años de "inquietante calma" en el mercado petrolero, tal como lo describió el ex economista jefe de BP Christof Rühl, volvió la volatilidad.
El evidente interés de Arabia Saudita de permitir que los precios del crudo bajen para dañar a sus competidores pondrá a prueba el apoyo de los mercados de capitales a los productores estadounidenses. Se perfila como la más dura prueba para la industria norteamericana desde que la revolución del shale comenzó a revivir su producción de petróleo en 2009.
Bob McNally, un ex funcionario de la Casa Blanca y ahora jefe de Rapidan Group, una consultora de Washington, sostiene que en lugar de frenar la producción para sostener los precios del petróleo en $100 por barril, Arabia Saudita puede darse el lujo de dejarlos caer por un tiempo. "Comentarios recientes de funcionarios sauditas dejaron entrever que si alguien tiene que disminuir la producción, son los estadounidenses", agregó McNally.
Un cálculo aproximado indica que Arabia Saudita perdería sólo una fracción entre $10.000 y $20.000 millones de sus casi $750.000 millones en reservas de divisas si permitiera que los precios del petróleo bajaran hasta $80 el barril durante un año, explicó.
Al comercializarse internacionalmente el crudo Brent por debajo de $88 el barril –el precio más bajo en cuatro años– y encontrarse el marcador estadounidense West Texas Intermediate por debajo de $85, contra el nivel de más de $107 de junio, la mayor parte de la producción de shale estadounidense sigue siendo rentable, según los analistas.
La consultoría Wood Mackenzie estima que la mayor parte de la producción estadounidense de shale alcanzará el límite de rentabilidad en $75. La Agencia Internacional de la Energía dijo que sólo caídas más pronunciadas en el valor del petróleo afectarían significativamente las producciones shale norteamericano y otras energías no convencionales.
Sin embargo, si los precios siguen cayendo, la presión sobre la industria va a crecer. Las compañías de petróleo y gas pequeñas y medianas que encabezaron la revolución del shale operaron con déficit de flujo de caja durante años. El gasto de capital supera los flujos de fondos operativos de las empresas.
La pronunciada caída de la producción en los pozos de shale exigen a las compañías seguir perforando simplemente para mantener su nivel de producción, y ni pensar en incrementarla.
Si se agotan los fondos para perforación, entonces la producción caerá rápidamente y el auge del petróleo estadounidense se irá a la ruina.

Fuente: Cronista

Comentarios