Precio petróleo

La caída del precio del crudo bajará los costos de producción del shale

El costo promedio de un pozo shale norteamericano podría reducirse en hasta 40% mejorando la gestión de factores como planificación, logística y relaciones con los proveedores, aseguran expertos.
jueves, 23 de octubre de 2014 · 10:35
Con la caída de los precios del petróleo, el costo de producción del shale norteamericano pasó a ser un tema fundamental para los inversores.
En una crisis, la oferta a mayor costo es la que más corre riesgo, y la necesidad de pozos horizontales y fracturación hidráulica, el llamado fracking, en las reservas de shale hace que su desarrollo sea más caro que muchos yacimientos petrolíferos de Medio Oriente.
Sin embargo, si los valores del crudo bajan más, los costos de producción en Estados Unidos probablemente también disminuyan, lo que ofrece una válvula de seguridad que reduce la presión sobre los productores.
No hay una única respuesta a cuál es precio de equilibrio para los desarrollos de shale: varía según de zona en zona y de pozo en pozo.
Aún cuando las cotizaciones del crudo norteamericano rondaban los u$s 100 el barril a principios de año, las pequeñas y medianas empresas de exploración y producción que impulsaron la revolución del shale en Estados Unidos registraban grandes déficits de liquidez.
Si el petróleo se mantiene en el nivel actual cercano a u$s 82 el barril, se demorará el momento en que ellos podrán cubrir su gasto de capital con sus flujos de caja.
Sin embargo, sus costos ya cayeron abruptamente, y podrían bajar aún más. El desarrollo promedio de shale estadounidense necesita hoy que el precio del crudo en ese país sea de u$s 57 el barril para estar en equilibrio, comparado con los u$s 70 el barril el verano boreal pasado, según IHS, la compañía de investigación.

EOG Resources, uno de los productores de shale oil más exitosos, bajó su costo por pozo en el yacimiento de shale Leonard, ubicado en el límite entre Texas y Nueva México, de u$s 6,9 millones en 2011 a u$s 5 millones este año, y al mismo tiempo elevó la producción promedio de cada pozo.

Melissa Stark, directora de la consultora Accenture, sostiene que la industria todavía puede mejorar mucho. Con más de 18.000 pozos horizontales para perforar en Estados Unidos este año, ella asegura que puliendo el modelo manufacturero de proyectos similares se podrían hacer grandes ahorros.
Accenture cree que el costo promedio de un pozo shale norteamericano podría reducirse en hasta 40% mejorando la gestión de factores como planificación, logística y relaciones con los proveedores.

David Vaucher de IHS sostiene que si los precios se mantienen en los niveles actuales, lo que se les cobra a los productores petroleros por el fracking y otros servicios probablemente no sufra cambios.
Sin embargo, agregó, los últimos indicadores señalan que la productividad por pozo todavía está creciendo. La producción de pozos nuevos por cada torre de perforación en funcionamiento ha subido en Bakken, en Dakota del Norte, y Eagle Ford y Permian Basin en Texas, las tres principales regiones de shale, según la Administración de Información Energética del gobierno de Estados Unidos.

El esfuerzo que hacen las compañías en cada pozo también es mayor. ConocoPhillips y otras están usando mucho más propante (la arena o material similar utilizado en el fracking para mantener abiertas las grietas en el roca y pueda así fluir el petróleo) para elevar la producción.
Las empresas también realizan el fracking de los pozos en mayor cantidad de etapas: el promedio de 18 secciones por pozo horizontal en 2012 se espera que sea de 23 el año próximo, según Pac West, otra consultora. Aún así, los costos por barril probablemente aún disminuyan.
La presión a la baja en los costos se intensificará si el precio del petróleo sigue cayendo. Las torres de perforación y otros equipos como bombas para fracking no tienden a estar atados a contratos de largo plazo, lo que significa que los productores pueden ajustar su gasto rápidamente en respuesta a los movimientos del valor del crudo.
En el caso de que profundice la caída, las firmas que prestan servicios como perforación o fracturación hidráulica probablemente sean los que queden peor parados, según Steve Wood de la agencia calificadora Moody’s. “Las compañías de exploración y producción tienen un producto que la gente todavía quiere comprar. Pero las firmas de servicios dependen del gasto de capital en exploración y producción, el cual se puede recortar”, aseguró. Las compañías de servicios se verían perjudicadas si hay menor actividad, y si sus clientes tienen mayor influencia para regatear tarifas.

Fuente: El Cronista / Por Ed Crooks

Comentarios