Vaca Muerta

Proponen postergar normas ambientales

martes, 28 de octubre de 2014 · 09:15
Las compañías con plantas de refinación de petróleo evalúan presentar a la Secretaría de Energía una propuesta para diferir la aplicación de normativas de alcance medioambiental hasta definir qué tipo de petróleo se producirá a futuro en Vaca Muerta, la formación de roca generadora de hidrocarburos de la cuenca Neuquina que está empezando a ser explotada por los productores.
Sucede que algunas petroleras que empezaron a extraer shale oil (petróleo de arcillas) de Vaca Muerta constataron que el crudo no convencional tiene distintas características que el Medanito que se produce históricamente en la cuenca. En rigor, el shale oil es más liviano. Las primeras perforaciones en Vaca Muerta aportaron petróleo con hasta 48 grados API cuando el promedio del Medanito no supera los 37 grados.
Así lo confirmó Juan José Aranguren, presidente de Shell, que está explorando tres áreas con potencial no convencional en Neuquén. La petrolera anglo-holandesa perforó el área Cruz de Lorena, ubicada en la periferia de Loma Campana, donde YPF realiza junto con Chevron el primer cluster de desarrollo masivo de shale oil. Allí, extrae petróleo de arcillas que oscila entre los 38 y los 48 grados API. Ese tipo de hidrocarburos contiene entre dos y tres veces menos azufre que el Medanito.
"Las petroleras que estamos produciendo petróleo de Vaca Muerta estamos viendo que la calidad del crudo está cambiando y para mejor. Se trata de un hidrocarburo más liviano que el que normalmente procesamos de la cuenca, y tiene un menor contenido de azufre. Por ese motivo, estamos discutiendo entre las empresas informar a las autoridades que es difícil encarar la inversión para reducir los niveles de azufre cuando no conocemos qué tipo de materia prima tendremos a disposición para procesar en nuestras plantas”, explicó Aranguren en diálogo con El Inversor Online.

Objetivos ambientales

La resolución 1283/2006 de la Secretaría de Energía –luego modificada por algunas normas complementarias- estableció que a partir de 2016 el gasoil grado 2, el más solicitado por el mercado, no podrá tener más de 30 partes por millón en peso (mg/kg) de azufre. El mismo requerimiento se aplicará para la alconafta o la nafta grado 2.
Para cumplir con ese objetivo, las refinadoras –lideradas por YPF, Shell, Axion energy (ex Esso), Petrobras y Oil- deberán concretar inversiones significativas a fin de optimizar los procesos de destilación en sus instalaciones.
"Frente a ese escenario, las empresas estamos analizando solicitar la postergación del ingreso de una nueva especificidad (de combustibles) hasta tener mayor información acerca de cuál será el tipo de crudo que tendremos al alcance”, admitió Aranguren.

Fuente: El inversor

Comentarios