Inversiones

Halliburton pretende quedarse con Baker Hughes para controlar el mercado de los no convencionales

Las dos empresas juntas tuvieron el año pasado unos ingresos de 51.800 millones de dólares. Ambas cuentan con 136.000 empleados y mantienen operaciones en 80 países.
martes, 25 de noviembre de 2014 · 09:21
Con una transacción y acciones en efectivo valorada en 34.600 millones de dólares, Halliburton compró a Baker Hughes. La fusión es entre las compañías petroleras de servicios que ocupan el segundo y tercer lugar entre las más grandes del mundo.
Todavía falta que los reguladores antimonopolio en Estados Unidos pronuncien la última palabra, pero uno de los escenarios posibles es la creación de una empresa controle el sector de los servicios para explotar yacimientos no convencionales. La perforación horizontal controlada por computadora y la tecnología necesaria para la fracturación hidráulica (fracking) son parte de los negocios que pasarían a controlar.
Dave Lesar, presidente ejecutivo de Halliburton -y quien controlaría la compañía combinada-, dijo: "negociamos arduamente y al final conseguimos un convenio que beneficia a los accionistas”. Por su parte. Martin Craighead, presidente ejecutivo de Baker Hughes, auguró: "concebimos el potencial para tener la mejor empresa de servicios petroleros de la historia”.
Según informó Reuters, Halliburton está lista para liquidar negocios que generan hasta 7.500 millones de dólares en ingresos para lograr la aprobación de los organismos antimonopolios, aunque considera que los reguladores pedirán "significativamente menos”.
Halliburton dijo que la oferta equivale a 78,62 dólares por cada acción de Baker Hughes, sobre la base del precio de cierre sus papales el 12 de noviembre, cuando anunció por primera vez que las compañías estaban en negociaciones.
Bajo los términos del acuerdo, los accionistas de Baker Hughes recibirán 1,12 acciones de Halliburton más 19 dólares en efectivo por cada acción de Baker Hughes. En una base formal, la compañía combinada alcanzó ingresos en 2013 de 51.800 millones de dólares, superior a los 45.300 millones de dólares de Schlumberger. Se espera que la compañía combinada permita un ahorro de casi 2.000 millones de dólares al año en costos.
La adquisición se sumará al flujo de caja de Halliburton para fin del primer año tras el cierre del acuerdo, previsto en el segundo semestre de 2015, y a las ganancias para fin del segundo año.
Las dos empresas juntas tuvieron el año pasado unos ingresos de 51.800 millones de dólares. Ambas cuentan con 136.000 empleados y mantienen operaciones en 80 países, agrega el comunicado de Halliburton.
La nueva compañía que surja de la fusión de las dos firmas seguirá manteniendo el nombre de Halliburton, fundada en 1919, y la sede central en Houston (Texas). Al inicio de las operaciones de Wall Street, los títulos de Halliburton bajaban un 7,4% y los de Baker Hughes subían un 8,8%.

Fuente: El Patagónico

Comentarios