Política

Avanza la ley petrolera que limita y disgusta a las provincias

Enviarán un nuevo proyecto en las próximas semanas; lo acompañan las empresas, pero hay molestia de gobernadores.
sábado, 12 de julio de 2014 · 13:36
Tres años después de la pérdida del autoabastecimiento energético y en el límite del fin de ciclo, el kirchnerismo se deshizo de los manuales que utilizó desde 2003 para gestionar la política petrolera. Algunos de los principales laderos de la presidenta Cristina Kirchner coronaron ayer ese cambio de mentalidad.
Los ministros de Economía (Axel Kicillof); de Planificación (Julio De Vido); el secretario legal y técnico, Carlos Zannini; la flamante secretaria de Energía, Mariana Matranga, y el presidente de YPF, Miguel Galuccio, presentaron ayer ante los principales empresarios del sector petrolero los lineamientos de una nueva ley de hidrocarburos que enviarán al Senado en las próximas semanas. El proyecto intenta atender requerimientos de los inversores: les ofrece mayores plazos, limita las regalías, establece un marco impositivo homogéneo, elimina el acarreo (lo utilizan las provincias para participar en los proyectos petroleros y fue muy estimulado por el ex presidente Néstor Kirchner), facilita las importaciones y aumenta la libre disponibilidad de las divisas. Resta saber qué harán las provincias, dueñas de los recursos, según la Constitución. En el Gobierno creen que el neuquino Jorge Sapag será el más difícil de convencer, aunque confían en sumar su voluntad. Deberán hacerlo para que la Ofephi, la organización que reúne a los Estados productores de crudo, firme el acuerdo que servirá de base para la futura ley.
El proyecto marca que las áreas petroleras deben concederse por licitaciones "competitivas", sin que ninguna empresa provincial pueda reservárselas para colocarlas de otra manera. Es un golpe a la modalidad que utilizan Mendoza, Santa Cruz, Chubut y Neuquén, por ejemplo. En el caso de la última, la petrolera GYP realizó por ese método asociaciones con Exxon, Wintershall y Shell. La empresa tiene 77 áreas petroleras. Si la ley prospera, debería ofrecer en licitación casi la mitad de ellas. Lo mismo le ocurriría a Enarsa.
"No vamos a modificar ningún contrato", prometió ayer uno de los funcionarios que participaron en la discusión del texto.
El proyecto afloja el cepo al dólar. Los proyectos que superen los US$ 250 millones tendrán libre disponibilidad sobre el 20% de la producción, y los que se hagan en el mar, 60%.
Las provincias también deberían resignarse a cobrar 12% de regalías. Es una mala noticia para las gobernaciones. Los autores de la ley, que fue ampliamente promovida por YPF, sostienen que compensarán ese disgusto con la mayor llegada de inversiones.
También deberán llevar los ingresos brutos al 3%. Fabiana Ríos (Tierra del Fuego) sonreirá porque hoy cobra 2%, pero lo contrario le ocurrirá a Francisco "Paco" Pérez (Mendoza), que cobra 6%. Pese a eso, fuentes oficiales sostienen que el cuyano firmará el acuerdo. Tampoco están de acuerdo en que las provincias pierdan poder de decisión sobre el negocio.

Cambios

El Gobierno coló en el nuevo proyecto cambios con respecto a la propuesta inicial. Ahora, las provincias pueden adicionar un 3% de regalías a las prórrogas por 10 años que hagan a las concesiones ya vigentes y llevarse un 1,5% de la inversión de cada nuevo proyecto que supere los US$ 250 millones para obras.
Por las empresas estuvieron Ronaldo Batista, CEO de Petrobras; Oscar Vicente, titular de Entre Lomas; Andrés Carosio, de Medanito; Tomás Hess, de Exxon Mobil, y Ricardo Chacra, de Roch. También fueron directivos de Sinopec, Tecpetrol, Pluspetrol, PAE y Chevron, entre otras. "No hay dudas de que este acuerdo beneficia a todos", afirmó Chacra al final del encuentro. Y Hess sostuvo que "una ley como la propuesta es fundamental para dar previsibilidad y elevar el nivel de inversiones".

Fuente: La Nación / Pablo Fernández Blanco

Comentarios