Añelo

Construirán dos parques eólicos en la meca del shale

La alemana ABO Wind montará dos complejos aerogeneradores de 100 megawatts de potencia cada uno. La firma, que operará las instalaciones a través de dos filiales locales, consiguió los permisos y está realizando mediciones de vientos y estudios ambientales.
lunes, 14 de julio de 2014 · 14:39
A través de sus filiales locales Parques Eólicos Llanuras del Viento (PELVSA) y Parques Eólicos Vulturno (PEVSA), ABO Wind planea construir dos parques eólicos en Añelo, una localidad situada en el sur neuquino que en los últimos tiempos adquirió mayor trascendencia por su ubicación estratégica para el desarrollo de los recursos hidrocarburíferos no convencionales de la formación Vaca Muerta.
La intención de la firma de origen alemán es sumar una capacidad instalada de 200 megawatts (Mw) de procedencia renovable. El denominado Parque Eólico Añelo I, a cargo de PELVSA, se localizará a 5 kilómetros de la citada localidad, un predio de 7.800 hectáreas (Has) sobre la Ruta Provincial 7.
Por su parte, el Parque Eólico Añelo II, en manos de PEVSA, tendrá lugar unos 21 kilómetros al este, en un terreno de 3.600 Has.
Diseñados para alcanzar una potencia de 100 Mw cada uno, los complejos albergarán un mínimo de 40 y un máximo de 50 turbinas de entre 2,5 y 2 Mw por unidad. Así lo anticipa la representante para Latinoamérica de ABO Wind, Vanesa Revelli. "La puesta en marcha de ambas instalaciones está prevista para 2015”, precisa.
Según la directiva, con el visto bueno de la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC) la empresa instaló un mástil de medición de 85 metros –con anemómetros a cuatro alturas diferentes (30, 50, 83,5 y 85 metros)–, que desde hace más de dos años viene registrando las velocidades y dirección del viento en la zona. "También medimos la temperatura y presión atmosférica, a tono con los lineamientos de la norma IEC 61.400, para estimar el potencial de producción energética”, indica.
Adicionalmente, ABO Wind contrató una auditoría independiente para procesar los resultados de esas mediciones con las últimas técnicas y mejores prácticas referidas a los estándares de la Asociación Alemana de Energía Eólica (BWE).

Breve cronología

El doble emprendimiento nació en diciembre de 2010, cuando la Agencia de Desarrollo de Inversiones de Neuquén (ADI-Nqn) llamó a una convocatoria pública para medir el recurso eólico en la provincia gobernada por Jorge Sapag. La licitación ofrecía contratos de medición y la posibilidad de firmar un convenio para la construcción de parques eólicos en las áreas fiscales adjudicadas. Fruto de dicho proceso licitatorio, en abril de 2011 la ADI-Nqn concedió a ABO Wind el derecho a avanzar con Añelo I y II.
Desde entonces, la compañía ha realizado estudios preliminares de los suelos, mediante una firma especializada, a fin de evaluar distintas características ambientales y geotécnicas requeridas para la autorización y el dimensionamiento apropiado de las instalaciones.
Asimismo, llevó a cabo un estudio de impacto ambiental, elaborado por la consultora Scudelati & Asociados, paso previo a la obtención de la pertinente "Declaración de Impacto Ambiental”. Sobre la base del cumplimiento de criterios internacionales, normas nacionales y provinciales, el trabajo fue elevado a la Secretaría de Medio Ambiente neuquina en agosto del año pasado.
Ambos complejos –que implicarán la construcción de nuevas subestaciones transformadoras– se conectarán a una línea de 132 kilowatts (Kw).
Es por ello que, a través de la consultora Sieye, ABO Wind también completó el estudio de sus respectivas integraciones a la red eléctrica. Dicho reporte –que fue presentado ante la empresa transportista y operadora TransComahue– implicó la evaluación de la operación del sistema, prevista para la entrada en operación de los parques.

Un pueblo en expansión

Si hay un ejemplo emblemático del germen de progreso que lleva implícito el desarrollo de los recursos hidrocarburíferos no convencionales en el país, es el de Añelo, que espera convertirse en una próspera plaza petrolera, con un importante desarrollo demográfico, económico, social y de infraestructura.
Rumbo al centenario de su fundación, llevada a cabo el 20 de octubre de 1915, la localidad se ilusiona con dejar de ser un "paraje olvidado”, tal como indica una de las acepciones de su nombre de origen mapuche. Gracias al boom del shale gas y shale oil de Vaca Muerta, su población se triplicará en el corto plazo, según las proyecciones del intendente Darío Díaz.
"Hay una ilusión muy grande en el pueblo. Está llegando mucha gente de comunidades y provincias vecinas en busca de trabajo, y esperamos que con el paso del tiempo arriben cada vez más trabajadores de distintos puntos del país”, aseguró el funcionario, quien también prevé la pronta radicación de más de 50 empresas, la construcción de nuevos hoteles y la instalación y ampliación de múltiples emprendimientos comerciales. "En ese sentido, será vital recibir respaldo financiero para encarar más obras de infraestructura”, advirtió.

Fuente: Revista Petroquímica

Comentarios