Santa Cruz

De Vido acordó con sindicatos petroleros bajar el nivel de conflictividad

martes, 22 de julio de 2014 · 09:26
La cuenca Austral es una de las áreas con mayor potencial gasífero del país y una de las pocas zonas productivas que cuenta aún con territorio subexplorado. Frente a los problemas estructurales que enfrenta la Argentina por la caída de la oferta local del fluido –que disparó ingentes importaciones desde Bolivia y de LNG-, lo esperable era que la actividad en la cuenca se incremente en la búsqueda de nuevas reservas del hidrocarburo.
Sin embargo, eso no ocurrió. A fines de junio, de hecho, sólo había un equipo de perforación en Río Gallegos, al sur de Santa Cruz. Está ubicado en una concesión de Petrobras, el mayor operador de la cuenca Austral, pero prácticamente sin planes de perforación asignados.
La escasa actividad en la provincia que vio nacer al kirchnerismo responde –más allá de la poca vocación inversora de algunas operadoras como la petrolera brasileña- al alto nivel de conflictividad gremial, que se incrementó en los últimos años y motivó que varias empresas de servicios levantaran sus bases en la cuenca. Según lamentan en la industria, por la falta de oferta de servicios y la conflictividad inter-sindical, conseguir un equipo de drilling para el sur de Santa Cruz puede costar hasta un 50% más caro que contratarlo en Neuquén o en el Golfo San Jorge.
A raíz de esa situación, el Gobierno nacional convocó a los dos gremios con actividad en la cuenca Austral –a saber: el Sindicato Petrolero y Gas Privado de Santa Cruz, con personería jurídica, y el Sindicato de Petróleo, Gas y Biocombustibles de la Cuenca Austral, que no tiene personería pero sí representatividad sobre los trabajadores- para llegar a un acuerdo que garantice la paz social a fin de reactivar la inversión en las áreas gasíferas.
Desde hace más de un año, las empresas radicadas en la región sufrían innumerables contratiempos por los constantes cortocircuitos entre ambos sindicatos, que se enfrentan –fundamentalmente- por el control de las bolsas de trabajo designar nuevos operarios en cada yacimiento. La escalada de conflictos creció a tal punto que derivó en una parálisis casi total de la actividad de los equipos torre de la zona.
Para revertir esa situación, los ministro de Planificación, Julio De Vido, y de Trabajo, Carlos Tomada, firmaron a fines de junio un acuerdo con los referentes de los dos gremios para ordenar la situación. El artículo 1 del convenio –al que tuvo acceso El Inversor Online- estableció que "para cubrir las vacantes (que se generen en el sector), las compañías requerirán a la organización gremial el listado de trabajadores empadronados en la bolsa de trabajo de cada sindicato adherido a la FASPGyB, que tendrán prioridad de ingreso”.
El segundo punto instituye que "cuando las empresas dispusieran de creación de nuevos puestos, estos se ocuparán proporcionalmente debido a la cantidad de afiliados de cada uno de los gremios”. Por el sindicato de petroleras y gas privados puso la firma su secretario, Claudio Vidal, en tanto por el sindicato de cuenca Austral suscribió Marcelo Turchetti.
Ahora resta realizar un relevamiento de afiliados de cada organización social, que se actualizará cada seis meses. A su vez, se estableció el ámbito fiscal de cada gremio. Así, el sindicato liderado por Vidal tendrá competencia para actuar en toda la provincia de Santa Cruz, mientras que el que comanda Turchetti tendrá competencia sólo en Río Gallegos.
"Las autoridades nacionales exhortan a los sindicatos signatarios a mantener la paz social, absteniéndose de tomar medidas que impliquen la interrupción o suspensión parcial o total de la normal operatoria de los yacimientos de Santa Cruz”, estableció el acuerdo rubricado el 24 de junio. "Ante el incumplimiento de la exhortación, esta autoridad de aplicación evaluará la aplicación de sanciones contempladas en el Anexo II de la Ley 25.512”, advirtió.

Fuente: elinversoronline.com

Comentarios