Los datos duros

La realidad del petróleo y gas: nivel más bajo en 10 años

Mientras todos se suben al optimismo y entusiasmo de Vaca Muerta, el IAE Gral Mosconi analiza los datos duros de la actividad.
lunes, 04 de marzo de 2019 · 19:18

Este fin de semana se conoció por segundo año consecutivo el informe del Instituto Argentino de Energía, Gral Mosconi.  A principio de marzo de cada año, el Departamento Técnico un anuario con datos a producción, reservas, pozos perforados, subsidios y balanza comercial energética de nuestro país.

Es sorprendente analizar los datos en un período de tiempo mayor a un año o a una determinada gestión puntual. La posibilidad de interpretar los resultados, establecer tendencias futuras y contrastar los discursos o anuncios de los gobiernos con los datos oficiales facilita descubrir la exagerada manipulación de algunos actores gubernamentales.

PRODUCCIÓN DE PETROLEO

El informe publica que “la producción total de petróleo en 2018 fue 28.404 Mm3, esto es 2,1% mayor a la registrada el año anterior. Sin embargo, en términos históricos la serie de producción se encuentra en niveles muy bajos siendo 24,4% inferior a la del año 2008.” Es decir que la producción de crudo en el año 2018 es similar a la del año 1991.

Si bien el año 2018 cerró con la producción en leve alza respecto al año 2017, se evidencia una declinación a lo largo de la última década. Esta declinación comenzó en 1998, cuando la producción nacional de petróleo alcanzó su máximo histórico con 49.148 Mm3 anuales. Como resultado de las gestiones de los distintos gobiernos y empresas, la producción de 2018 es apenas el 57% de la marca histórica.

PRODUCCION DE GAS NATURAL

En el caso del gas natural, se observa todo lo contrario a la producción de petróleo. En 2018 respecto a 2017 la producción de gas se incrementó un 5,5%, pero comparando los últimos diez años la producción es un 6,8% inferior al año 2008. El IAE concluye que “en la última década la producción disminuyó a una tasa del 0,7% anual acumulativo”.

PRODUCCIÓN DE GAS POR CUENCA

En el presente gráfico se observa un cambio de tendencia a partir del año 2014. Este proceso se debe a los incentivos a la producción (subsidios) que a partir del año 2013 se fueron transfiriendo a la actividad privada.  El anuario informa “el proceso de recuperación se focalizada en la cuenca neuquina y particularmente en el gas no convencional de Vaca Muerta.” Es el tercer beneficiario en importancia dentro de los subsidios económicos con un peso del 10,5%” sobre el total de incentivos/subsidios que se implementó en las distintas gestiones de gobierno. Desde el año 2013 este ítem creció a una tasa promedio anual de 25,7%.

Cabe recordar que el Plan Gas recibió USD 3.035 millones durante 2016, USD 1.393 millones durante 2017 y USD 750 millones en 2018. Estos datos muestran que los beneficiarios recibieron un total acumulado de USD 5.177 millones en términos reales durante los últimos tres años.

POZOS TERMINADOS

Otro factor de análisis del informe anual es la cantidad pozos terminados. A pesar de los subsidios y acciones de marketing para vender la formación estrella de Neuquén a inversores extranjeros, la evolución de pozos terminados es la más baja de los últimos diez años. En 2008 se terminaron 1342, mientras que el pasado año solo se llegó a los 952 pozos terminados, de los cuales 806 corresponden a explotación, 75 a servicios, 31 de avanzada y 40 de exploración

Cuando nos detenemos en los pozos exploratorios se observa que las campañas con mayor intensidad se centran entre los años 2011 y 2016 con un promedio de 79 pozos exploratorios anuales para dicho periodo.

Es lamentable pero la menor inversión en exploración redunda en un menor nivel de descubrimientos de nuevos yacimientos e indefectiblemente una menor producción. El IAE concluye expresando que “la exploración en áreas poco exploradas de cuencas existentes, o en nuevas cuencas, ha tenido escaso desarrollo en Argentina en al menos los últimos 20 años, dando como resultado la extracción de hidrocarburos en yacimientos maduros y de alto costo de producción con rendimientos decrecientes. De esto se desprende que sin exploración de riesgo la producción hidrocarburífera de yacimientos convencionales del país indefectiblemente continuará su declinación en el mediano/largo plazo”.

Por lo tanto, es importante dejar de mirar la realidad a través de la mirilla o cerradura de la puerta. Es necesario e imperioso que los gobiernos (nacional y provinciales) trabajen y difundan datos estadísticos de la actividad para que el ciudadano y el potencial inversor pueda analizar por sus propios medios la gestión de gobierno sin manipulación o interpretación de la realidad.

Conocer que con todo lo dicho por los gobiernos y lo financiado por el Estado, no se ha llegado a valores de producción de hace 10 años es sentir que nos han engañado. Pero lo peor de este lamentable engaño es conocer que la actividad de exploración es la menor a la década. Quizas será hora que dejemos los slogans de lado y comencemos a mirar seriamente hacia dónde vamos.

Por: Raúl Oscar Vila

4%
Satisfacción
18%
Esperanza
9%
Bronca
54%
Tristeza
4%
Incertidumbre
9%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias