PLAN GAS

La industria retiene gas a la espera de mejores precios

Luego de varias idas y vueltas el presidente Alberto Fernández anunciará las medidas que apuntarán a incentivar la producción gasífera. Existen en la cuenca más de 60 pozos gasiferos no conectados
jueves, 15 de octubre de 2020 · 00:00

Con una economía virtualmente paralizada producto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio impuesto en marzo de este año, la administración Fernández intentará recuperar la actividad en Vaca Muerta de la mano del Plan Gas.

Según los datos estadísticos, la cuenca neuquina disminuyó en este tiempo el 13,4%, la del Golfo San Jorge el 16,5%, la Austral el 8,2% y la Noroeste y Cuyana cayeron el 7,3% y 3,2% respectivamente.

Para saber dónde estará puesto el incentivo es importante analizar quien sufrió el mayor impacto. Del total del gas producido en el país, el 75% está concentrado en cuatro operadoras con importantes caídas de producción.

YPF produce el 30% del gas en Argentina y produce el 15% menos que el año pasado. Total Austral, ocupa la segunda posición con el 24,5% de la torta general y produce un 7% menos. Tecpetrol representa el 11% de la producción total del país y registró una caída del orden del 10%, y Pan American Energy ocupa el cuarto lugar con una reducción del 4% en la producción interanual.

Es lógico pensar que el incentivo estará destinado principalmente a estas cuatro compañías que vienen mostrando un interesante declino en la producción. Sin embargo, hasta el momento nadie se preguntó si el declino de los yacimientos fue producto únicamente de la ASPO o de una decisión corporativa y lamentablemente, especulativa.

En la cuenca existen más de 60 pozos gasíferos que a la fecha no han sido conectados. Es decir que se perforaron y ensayaron, pero aún no producen ni inyectan gas. Lo fáctico es que la producción de estos pozos contribuirá a contrarrestar la declinación de los yacimientos.

Para los empresarios, las recientes declaraciones del interventor de ENARGAS pusieron en evidencia las propias contradicciones del gobierno nacional.

Bajo este panorama de incertidumbre, los representantes de Shell, Exxon Mobil y Tenaris explicaron que para potenciar los yacimientos se necesita definir precios y condiciones. Prefieren avanzar sobre la ventana del petróleo, que incursionar en el horizonte gasífero donde no existe previsibilidad de las reglas de juego.

El factor tiempo y la falta de definiciones terminaron jugando en contra del anuncio presidencial. Recién en estos últimos días los funcionarios de la Administración Fernández dejaron entrever la misión.

“El objetivo del Plan es incentivar el crecimiento de la producción de gas en los próximos años”, comentó el Secretario de Energía Darío Martínez para más adelante mencionar que, este nuevo régimen “implica un descenso en las necesidades de importación, un ahorro en dólares (y) la consecuente mejora de la situación fiscal…”

En definitiva, la nueva política energética está orientada a la sustitución de importaciones, más que al desarrollo energético del país. 

Comentarios