CONFLICTO CATRIEL

Lihuen, el sindicato y un paro por 21 personas

El sindicato de Petroleros Privados de Rio Negro, Neuquén y La Pampa lanzó un paro de 24 horas en la provincia de Río Negro. La operadora mostró mas eficiencia en producción lo que generó la disconformidad de la entidad gremial.
lunes, 26 de octubre de 2020 · 22:06

El sindicato de Petroleros Privados de Rio Negro, Neuquén y La Pampa lanzó un paro de actividades en la provincia de Río Negro.

De acuerdo con la información suministrada por la entidad gremial, el Cuerpo de Delegados “resolvió iniciar medidas de fuerzas a partir de este martes, ante los recurrentes incumplimientos de Petróleos Sudamericanos y la pasividad y falta de respuesta del Ejecutivo Provincial”.

La reunión virtual que se realizó esta mañana entre funcionarios del gobierno provincial, autoridades de la empresa y representantes del sindicato pusieron en evidencia los problemas financieros de la empresa local Lihuen.

Desde que Petróleos Sudamericanos adquirió los bloques en Catriel debió hacerse cargo de los contratos y los pasivos ambientales de la anterior concesionaria del área. La gestión de la empresa posibilitó llevar la producción de 200 m3/d a 325 m3/d de petróleo, con un precio de barril por ese entonces a U$D 68 y, en la actualidad un valor que no supera los U$D 40.

El conflicto que pone en jaque al resto de las productoras de la provincia de Río Negro tiene la magnitud de 21 personas de la empresa Lihuen sobre 150 que actualmente trabajan en el área. Según se conoció, estas personas se encuentran cobrando el 50% del salario neto percibido en febrero 2020 bajo el artículo 223 bis.

Para el gremio, la empresa “ha incumplido de manera permanente todos los convenios de trabajo firmados y homologados… solo ocupa el 30% del plantel original de trabajadores”

Para la empresa, a pesar de los vertiginosos cambios en el mercado se logró incrementar la producción, realizar más de 9 reparaciones de pozos y subir dos equipos de pulling. Este año solo resta concretar el programa de perforación que por “obvias razones viene retrasado”.

Desde un sector de la industria y de la provincia se intentó ensayar alguna respuesta razonable a la abrupta posición gremial. Lo que se expuso de forma velada fue la coerción del gremio para mantener los “beneficios extraordinarios de los trabajadores de la empresa Lihuen”. Esta situación genera que el resto de las empresas contratistas de la zona no quieran absorber la mano de obra de Lihuen y los supuesto compromisos "extraordinarios" que fueron beneficiados por la anterior operadora.

En este escenario lo llamativo es la decisión de gremio de frenar toda la actividad de la provincia por solo 21 trabajadores que no fueron despedidos y aún continúan percibiendo sus ingresos.

La localidad de Catriel tiene una fuerte dependencia de la actividad petrolera y su producción tiene impacto en las cuentas provinciales. La señal del gremio y la conducta que tome el estado provincial serán importante para conocer si se intenta reactivar los campos convencionales o solo están pensando en los no convencionales.

Comentarios