Desde diciembre el valor permanece estable

Combustibles bajan... menos en Argentina

El mercado se ajusta y Argentina mantiene estable el valor. Una decisión que pone en evidencia la fragilidad de la política energética
jueves, 12 de marzo de 2020 · 11:26

Transcurrieron apenas 12 días del discurso de Alberto Fernández en el Congreso Nacional y las intenciones de llevar adelante “una renovada batalla nacional por el gas y el petróleo” estan en una encrucijada . Los pronósticos de especialistas auguran que el año se perdió y hay que trabajar para establecer las bases para el próximo periodo.

Según los analistas internacionales -la presente crisis petrolera- "llevará más de tres meses para conocer sus efectos en la economía mundial". En este contexto, la administración de Alberto Fernández tendrá la difícil tarea de ser coherente con el discurso del primero de marzo o cambiar radicalmente su posición frente al nuevo escenario.

Con la depreciación del barril a nivel mundial, los diferentes países comenzaron a ajustar los precios de los combustibles. Según el portal GlobalPetrolPrice la tendencia a partir de enero -momento en el cual se conoció las medidas para mitigar el Coronavirus en China- es hacia la baja.

 

Estados Unidos muestra un pico en la semana del 13 de enero para luego declinar hasta llegar el pasado lunes a U$D 0,72 por litro. El grafico de Brasil, muestra valores a U$D 0,96 por litro durante enero con una curva creciente hasta mitad de febrero y una baja sostenible a partir del 17 del mismo mes.

Otro caso paradigmático es Canadá, la tendencia de los combustibles muestran mayor volatilidad. El 6 de enero el litro de nafta costaba U$D 0,99, la semana del 3 de febrero bajo a U$D 0,94 para luego trepar por arriba de los U$D 0,96. Con el impacto que está generando el coronavirus en la economía global y la falta de acuerdo en la OPEP, el combustible este lunes en Canadá se posicionó en los U$D 0,93 por litro.

Cuando se observa el gráfico de Argentina, el valor del combustible permanece estático desde el 23 de diciembre de 2019. Al parecer, el cambio de gobierno y la crisis mundial del petróleo no afectaron el precio de los combustibles que se estacionaron en los U$D 0,92 por litro.

Para muchos economistas, bajar el precio de los combustibles sería una importante señal para el campo y una reafirmación a la “situación crítica de miles de familias, jubilados, comercios, PyMEs e industrias” que se vieron perjudicados con los aumentos impuestos en la administración anterior.

Pero para el Gobierno Nacional, bajar los combustibles en boca de surtidor y readecuar el valor del barril a los precios internacionales significaría abrir un frente más poderoso que el propio lobby sojero.

Las provincias petroleras se verían perjudicadas en la percepción de las regalías mientras que las compañías hidrocarburiferas podrían iniciar un severo ajuste en sus planes de explotación que impactaría directamente en la producción de petróleo y en los puestos de trabajo.

Bajo este escenario, el secretario de Energía, Sergio Lanziani fue prudente en la reunión con los funcionarios provinciales convocandolos a “trabajar para alcanzar un acuerdo energético y social con todas las productoras de hidrocarburos”.

Comentarios