En busca de nuevos proyectos

El Tight surge como alternativa al Shale

Mientras los políticos proponen proyectos que apunten a sostener la producción de crudo, los equipos técnicos de las operadoras buscan alternativas más económicas para amortiguar el decline de la producción.
miércoles, 18 de marzo de 2020 · 00:28

Con la mirada puesta en los campos de China y Estados Unidos, la industria de nuestro país comenzó a debatir la conveniencia de mirar nuevamente al Tight como un recurso a explorar en las cuencas Neuquina y del Golfo San Jorge.

El paralelismo entre Vaca Muerta y Permian posibilitó a la industria petrolera argentina tener una rápida curva de aprendizaje del Shale Oil. Conocer el desarrollo en otras zonas viabilizó la eficiencia operativa para iniciar una etapa de desarrollo.

Ahora, los técnicos y profesionales están mirando el campo petrolero chino Xin anbiam Oilfied, en la cuenca de Ordos, que con su descubrimiento permitió incorporar grandes volúmenes de reservas.

En pocos años China logró un desarrollo eficiente y a gran escala de los depósitos de ultra baja permeabilidad (0,3 a 0,001 mD) en la cuenca de Ordos. La geología describe que el petróleo entrampado en areniscas y lutitas no llegó a migrar en gran escala ni en largas distancias, lo que significa que el recurso se acumuló en formaciones cercanas a la roca madre.

Al comparar la caracterización de las formaciones de China y Estados Unidos con las de Argentina, los profesionales observan una analogía en los reservorios. Los estudios existentes determinaron una formación geológica con muy baja porosidad, permeabilidad y una relación con la roca madre.

Estos escenarios son analizados en las grandes compañías petroleras como una alternativa más económica que el Shale Oil. Estudiar el Tight Oil es conocer que el recurso se aloja a menores profundidades que el Shale, que esta ventaja geológica contribuye a bajar los costos de perforación y los tiempos de fractura, y que si los resultados exploratorios son positivos esta actividad revitalizaría zonas muy maduras que en la actualidad cuentan con infraestructura ociosa.

La realidad es que en Argentina aún no se han perforado pozos horizontales multifracturados con objetivos en reservorios Tight Oil.  Durante algunos años las empresas realizaron solo exploración en pozos verticales, pero si el resultado era pobre se lo dejaba sin fracturar.

El proyecto intenta buscar explorar la zona, navegar y fracturar para extraer el petróleo acumulado en un reservorio de baja permeabilidad. La incertidumbre es que los economistas de las compañías petroleras inclinaron la balanza para continuar con la actividad extractiva sin percibir los beneficios que puede generar en determinadas zonas el desarrollo del Tight.

Lo cierto es que todo proyecto para ser económicamente viable está sujeto a la productividad y las condiciones del mercado. Algo que en este momento en Argentina es difícil de predecir. Los economistas prefieren continuar con el Shale que explorar nuevos horizontes. Para ellos, migrar al Tight es perder toda la inversión realizada en estos años.

Mientras tanto, los equipos técnicos de las operadoras estudian proyectos en las formaciones de la cuenca neuquina para incorporar alternativas que contribuyan a incrementar la producción de petróleo a menor costo que el Shale Oil

Hay que tener en cuenta que, si el proyecto Tight Oil arroja resultados positivos en la cuenca neuquina, se podría replicar la experiencia en la cuenca del Golfo San Jorge, bajar los costos actuales y revitalizar las áreas maduras que poseen una importante infraestructura ociosa. Una alternativa para explorar y poner en la agenda petrolera 2020.

Comentarios