Barril Criollo

"Lo que se prioriza es sacar petroleo”

Precio sosten, demanda, producción y desarrollo son los temas de agenda que ocupan la atencion de los profesionales y tecnicos de la industria.
viernes, 8 de mayo de 2020 · 13:25

Con la decisión de avanzar en la instrumentación del precio interno del barril, el mensaje que envió el Gobierno Nacional -junto al nuevo CEO de YPF, Sergio Affronti,- fue “priorizar extraer petroleo”.

Lejos de esta visión, para los representantes de las empresas privadas, la idea que el Estado regule “el precio de los hidrocarburos nunca fue buena… aunque en estas circunstancias, parecería ser una medida interesante, siempre que sea de corto alcance y forme parte de un paquete de medidas”

En este sentido, un petrolero con 20 años de experiencia dijo que la medida “sirve para el arranque… para planificar, para obtener un cierto volumen de producción…” pero cuando se le preguntó si con este valor es posible iniciar un desarrollo respondió “si la expectativa está centrada en generar mayor actividad, subir equipos, generar obras; definitivamente es no”.

La mirada más técnica la ofreció el ingeniero Jose Sureda. “El precio sostén servirá para el cálculo de regalías. Los precios de compra del crudo se ubicarán entre el export parity y los U$D 45”.

De acuerdo con la información que circuló en las redes sociales, el proyecto del gobierno nacional que cuenta con la aprobación de los gobernadores de las provincias petroleras, el barril de petroleo se fijará en U$D 45 hasta fin de año; con la salvedad que si el valor internacional (Brent) llega y/o supera este precio por 10 días consecutivos, se unificará comenzando a regir la cotización internacional.

Aunque muchos celebran la posibilidad de tener un barril subsidiado, también existe la contracara de la medida. “Al topear el precio interno, directamente se topea el valor de los combustibles” levantaron la voz los hombres que entienden son el jamón del sándwich.

Es decir, las refinadoras deberán comprar el barril a U$D 45 cuando en el mercado internacional se cotiza U$D 29. Esta diferencia (U$D 16) es la que se debería trasladar (hipotéticamente) al precio de los combustibles y -consecuentemente- al transporte, la energía y la industria.

Entonces la pregunta es ¿quienes ganan en esta operatoria?

Las empresas no integradas o productores independientes como Vista, Pluspetrol, Capex, que son las operadoras que no tienen refinerías ni estaciones de servicio, pero si producción en sus campos. Los gobiernos provinciales con un valor del barril superior al mercado, que “colabora” a nivelar el déficit presupuestario; y el gobierno nacional que con una carga impositiva del orden del 60% en los combustibles continúa manteniendo la recaudación fiscal.

Y ¿quién pierde?

Las refinadoras, que al comprar el producto más caro quedarán fuera del mercado. El consumidor, el transportista, el campo, la industria en general, que deberá pagar un litro de combustible superior al valor del mercado.

Para los viejos petroleros, el famoso precio sostén o barril criollo no beneficia a la industria. “Si no hay reactivación de la economía no hay reactivación del consumo…  y sino no hay consumo, por lo tanto, no hay producción, ni inversión, ni proyectos…”

La realidad es que “no se sabe cómo reaccionará la demanda, que es la otra punta de este proceso”, la instrumentación del precio sostén “nos aleja del mercado, restableciendo un modelo que precisamente no fue exitoso… es un parche que socializa el problema del sector”.

Por otro lado, los defensores de la propuesta manifestaron que “es la medida que se esperaba y se debía toma en el área correspondiente… es una decisión política que apunta a marcar el rumbo, a priorizar la extracción de petroleo”.

“Pensar que el área de Energía o Desarrollo Productivo es quien debe reactivar la demanda, es creer que un ingeniero está capacitado para realizar una operación cardiovascular... esta es una decisión que prioriza -en este contexto- a la industria petrolera…” concluyó un referente cercano a Torre Madero.

En definitiva, los referentes técnicos del sector coinciden que “asi como se presenta, solo sirve para arrancar y no para desarrollar los campos que es lo que daría el impulso a un mano de obra intensiva”.

En síntesis, para desarrollar Vaca Muerta se necesita un precio del barril que pague la infraestructura, que permita asegurar a las operadoras tomar compromiso de inversión. Para un reconocido consultor en Energía “nunca es bueno alterar el precio de un insumo… (porque) esta acción solo frena la inversión”.

Cuando el Estado interviene “no hay precio cierto para hacer cálculos” y los inversionistas entienden que gobierno “puede bajar o subir la demanda artificialmente”.

El precio sostén aun no salio a la luz y ya genero distintas miradas. Una medida nacional, segmentada y cortoplacista que termina beneficiando al poder político de las provincias por sobre la mirada estratégica de la industria.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios