CRISIS PETROLERA

El Chañar, la nueva zona caliente de Vaca Muerta

Reiterados cortes de ruta ponen en juego la paz social y las pocas inversiones en la provincia.
lunes, 31 de agosto de 2020 · 09:20

Las empresas padecieron 17 cortes en menos de dos meses y una docena de denuncias. El sábado y luego del último corte, el líder de los manifestantes posteó en las redes sociales que “por fin tenemos una entrevista el lunes con un medio de televisión que viene acernos una nota en vivo desde el corte...(sic)”.

Todas las denuncias indican como líder de los desocupados del Chañar a Facundo Jara. La realidad es que este joven piquetero es un empleado de una reconocida empresa de servicios petroleros, quien estaría percibiendo su salario en función del acuerdo del sindicato con las empresas operadoras.

El formato de la decena de escritos que circuló este fin de semana por WhatsApp detalla que “un grupo de personas lideradas por el ciudadano Facundo Jara se encontraba cortando la ruta 7 a la altura de la picada 5”.

Por otro lado, se conoció que un trabajador de la construcción expuso en sede policial que el corte le impedía concurrir a trabajar, junto con sus compañeros, y aseguró que las empresas contratistas les “descuentan el sueldo por día perdido”.

La falta de respuesta de las autoridades de gobierno complicó aún más la situación. Una empresa constructora debió trasladar su personal de San Patricio del Chañar a la localidad de Añelo para evitar los cortes y poder continuar con las obras en el MEGA.

Un importante referente gremial explicó a este medio que “el habitual envío de las fuerzas especiales no es para liberar la ruta o facilitar el tránsito, sino para evitar una batalla entre los desocupados y trabajadores petroleros”.

Al parecer, las denuncias en la comisaría y en la fiscalía terminan siendo simples procesos administrativos. En este mes, una importante operadora realizó cuatro denuncias de las cuales dos quedaron vinculadas a los preventivos con intervención de la Unidad Fiscal.

Al consultar el estado de situación, el Fiscal Pablo Vignaroli solo se limitó a contestar que por el momento no podía dar más información y confirmó que cada vez que se cortó la ruta se realizó la intimación.

Mientras el silencio oficial se apoderó de la situación, camiones de Halliburton y otras empresas petroleras son varados en la ruta con arena de fractura o equipos de perforación que deben llegar a los yacimientos.

Otro análisis que se toma en cuenta es el retraso en las obras del MEGA, el descuento de los días perdidos en el salario de los trabajadores y las demoras en la construcción de la planta de tratamiento de crudo que está construyendo la operadora Shell en el yacimiento Sierras Blancas. Todas estas situaciones terminan poniendo en riesgo la continuidad de las pocas inversiones genuinas que actualmente tiene la gestión de Omar Gutiérrez en la provincia.

Algunos viejos petroleros se animaron a comentar que la industria está en una etapa de re-adaptación por la falta de demanda y consecuentemente de los planes de inversión. Las señales de inacción del gobierno provincial y la justicia están condicionando las decisiones de los gobiernos corporativos y poniendo en riesgo la paz social en las operaciones.

Lo llamativo es el análisis que se realizan en los videos conferencias de los grandes jugadores de Vaca Muerta. “Un corte de no más de 30 personas genera un impacto en más de 500 trabajadores, un joven petrolero se convierte en líder comunitario y la anarquía social pone a prueba las competencias de los funcionarios” comentaron desde las empresas.

Para los ejecutivos petroleros, la corrección del actual escenario depende de las decisiones que tome la Unidad Fiscal de la provincia. Mientras tanto, los ciudadanos comunes no solo deben aguantar los cortes sino asumir que la acción o inacción de la fiscalía disminuye sus salarios y pone en riesgo la fuente de trabajo.

Una realidad provincial a la que tanto las empresas como los trabajadores deberán acostumbrarse.

Comentarios