FUERTE CUESTIONAMIENTO A UN JUEZ

Fiscalía quiere todas las pruebas para juzgar un femicidio

El femicidio de Delia Aguado será juzgado por un tribunal popular. Pero el juez excluyó cuatro pruebas claves.
jueves, 04 de julio de 2019 · 09:52

La fiscal Eugenia Titanti presentó un escrito por el que impugnó la decisión del juez de Garantías, Diego Piedrabuena, de elevar a juicio un caso de femicidio sin incorporar cuatro pruebas consideradas claves por la acusación: el secuestro del teléfono celular del acusado, el auto de la víctima, el testimonio de una psicóloga y la declaración en Cámara Gesell de la hija de la víctima. “De no subsanarse la arbitraria exclusión de evidencia (…) se corre un riesgo cierto de impunidad, por la dificultad que genera la carencia de esas pruebas para demostrar la teoría del caso de la acusación frente al jurado (…) por una injusta exclusión de las mismas”, expuso la fiscal en su documento.

Piedrabuena elevó, en las últimas horas, a juicio por un tribunal popular el femicidio de Delia Aguado, de 32 años, ocurrido el 29 de noviembre del año pasado. El imputado es su pareja, el ex gendarme Diego Tolaba, de 33 años. El cadáver de la mujer fue encontrado en el balneario Sandra Canale al día siguiente, tirado debajo del baúl.

El principal argumento que planteó la fiscal del caso contra de la decisión del magistrado, fue que actuó en forma arbitraria, “por apartarse inequívocamente de la normativa aplicable al caso, hacer alocuciones erróneas del derecho, omitir arbitrariamente los argumentos del Ministerio Público Fiscal y carecer totalmente su decisión de sentido común”. Sostuvo que “de no subsanarse la arbitraria exclusión de evidencia (…) se corre un riesgo cierto de impunidad, por la dificultad que genera la carencia de esas pruebas para demostrar la teoría del caso de la acusación frente al jurado (…) por una injusta exclusión de las mismas”.

El hecho atribuido a Tolaba ocurrió el 29 de noviembre de 2018, entre las nueve y diez y media de la noche. La víctima, Delia Aguado, fue encontrada muerta en el balneario Sandra Canale. Esa noche alrededor de las nueve, el acusado salió con Delia de la vivienda en la que residían junto a dos hijas y un hijo. Dijeron que iban a buscar un alquiler y partieron en un auto. En el trayecto desde la casa y hasta el lugar del hallazgo del cuerpo, el acusado la golpeó provocándole politraumatismos faciales y encefálicos, y luego la asfixió de forma mecánica con un elemento tipo lazo. Esta última maniobra le produjo la muerte por asfixia mecánica por estrangulación.

Luego, Tolaba trasladó el cuerpo hacia el balneario, donde lo extrajo del vehículo y lo arrastró hacia la parte trasera del mismo, en donde fue hallado el día 30 de noviembre por la mañana.

La fiscal del caso planteó que el caso ocurrió en un contexto de violencia de género. La mujer “era víctima de constante sometimiento, maltrato psicológico, control y persecución, violencia económica y amenazas por parte del imputado”. Y describió que si bien ella “permanecía casada (con el acusado), había decidido separarse seis meses antes de su muerte, y ya no convivir, circunstancia que no era aceptada por el imputado”.

El delito imputado a Tolaba fue homicidio doblemente agravado por el vínculo -cónyuge- y por haber mediado violencia de género -femicidio-, en calidad de autor. El caso lo juzgará un jurado popular.

En la audiencia de Control de Acusación –la previa al inicio del juicio- realizada el 25 de junio, los defensores públicos Fernando Diez y Eliana Lazzarini cuestionaron evidencias. Ante ello, Piedrabuena resolvió rechazar la segunda cámara Gesell que fue con la hija mayor de la víctima y el imputado, anuló el testimonio de la psicóloga que atendió a la niña, rechazó como prueba el secuestro del vehículo de Aguado, y apartó el secuestro y la información obtenida del celular de Tolaba.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios