DESTROZARON LA COMISARÍA TERCERA

Un preso usaba Facebook y se desató un violento motín

Todo comenzó cuando se ordenó secuestrar un teléfono celular. La alcaidía quedó inutilizada y los presos reubicados.
viernes, 30 de octubre de 2020 · 22:35

Los internos alojados en la alcaidía de la comisaría Tercera del barrio Progreso de Neuquén protagonizaron este viernes un violento motín, luego que se ordenara una minuciosa requisa para secuestrar el teléfono celular con el que uno de los presos mantenía actividad en redes sociales.

Los reclusos quemaron colchones, rompieron piletas, puertas y mampostería y se armaron con palos de escoba con puntas de metal para enfrentar al personal antimotines. Por el estado en que quedaron las instalaciones, los diez internos debieron ser reubicados en otras unidades carcelarias hasta la refacción del lugar.

De acuerdo con lo informado esta noche por el comisario inspector Dante Catalán, al noticiero de 24/7 Canal de Noticias, en horas de la mañana la fiscalía de Homicidios envió un oficio con el pedido de que se realice una requisa, al haberse advertido que uno de los reclusos, que cumple prisión preventiva por un homicidio calificado, “estaba utilizando un teléfono celular con el que accedía a las redes sociales, lo que está prohibido para la población carcelaria”.

Una vez iniciada la requisa, fueron encontrados “dos teléfonos celulares, lo que provocó el enojo de los detenidos quienes insultaron al personal y comenzaron a arrojarles elementos contundentes y agua”, indicó Catalán.

“Ante eso se procedió al cierre de los pabellones; los internos comenzaron a romper las bachas, los anafes, mampostería y el enrejado interno, por lo que se pidió refuerzo del grupo de requisa que llegó con elementos disuasivos”, dijo.

Agregó que los detenidos “se amotinaron en el patio de la unidad donde procedieron a quemar colchones, y hubo que llamar a los bomberos para sofocar las llamas mientras el grupo de requisa continuaba con su trabajo”.

“Los detenidos habían ocultado trozos de mampostería en toallones para utilizarlos como boleadoras”, señaló.

El humo y los gritos alertaron al vecindario y en cuestión de minutos varios familiares y allegados a los internos se concentraron frente a la comisaría –ubicada en Antártida Argentina al 2500-. Algunos intentaban saber qué estaba ocurriendo, y otros comenzaron a arrojar elementos contundentes contra la fachada.

Una vez calmados los ánimos, la totalidad de los internos fueron derivados a otras unidades policiales ya que la alcaidía quedo “totalmente destrozada”, afirmó Catalán, quien adelantó que, en las próximas horas, personal de Logística realizará una evaluación de los daños para comenzar con su reparación.

Comentarios