SIN ESCRÚPULOS

Pedía favores sexuales para aprobarles el exámen de ingreso

El acusado es un agente del Servicio Penitenciario Federal de Senillosa que fue separado del cargo.
miércoles, 18 de noviembre de 2020 · 00:00

Al menos cuatro mujeres se presentaron en la sede del Ministerio Público para denunciar a una persona que, a cambio de hacerles aprobar el examen de ingreso al Servicio Penitenciario, les pedía dinero y favores sexuales. El agente que se desempeña en la cárcel Federal de Senillosa fue separado del cargo y está sujeto a la investigación que se inició en Roca.

La semana pasada una de las mujeres rompió el silencio. En medio de la desesperación por estar sin trabajo y no encontrar alternativa a la crisis que atraviesa, pensó en que su futuro podría estar como empleada en el Servicio Penitenciario. La víctima no supo explicar si se trataba de su vocación o se dejó embaucar por este penitenciario que comenzó a convencerla con la excusa de que la podría ayudar a rendir y hasta le podría hacer aprobar los exámenes.

Claro que tanta generosidad tenía un costo. Las propuestas fueron múltiples, desde dinero, favores sexuales y hasta dos kilos de asado, llegó a pedir el penitenciario quien fue separado del cargo a la espera del avance de la investigación. Una de las ellas llegó a pagar 10 mil pesos, una parte por transferencia bancaria y otra en efectivo.

Lo que en un primer momento se trató como un caso aislado, se fue agravando al conocerse al menos tres casos más. En todas las denuncias que llegaron a la Justicia, las víctimas reconocieron la maniobra, pero ninguna aceptó a los pedidos inescrupulosos del penitenciario. Sin embargo les fueron entregando dinero para poder acceder al material de estudio y participar de los exámenes virtuales por mail.

Según la denuncia, el agente que cumplía funciones en Senillosa se comprometía a inscribir a sus víctimas en un registro virtual para hacer las capacitaciones y era quien les dictaría los cursos, de esta manera les garantizaba que aprobarían el examen de ingreso. Esta maniobra quedó evidenciada como falsa apenas se conoció la denuncia y se puso en conocimiento a las autoridades penitenciarias de la situación.

La maniobra no terminó allí, ya que llegó a venderles material de estudio y quería concretar a la brevedad la venta de uniformes del Servicio Penitenciario que ellas iban a utilizar luego de aprobar el examen, para eso a otra de las jóvenes le cobró 7 mil.

El ingreso consistía en diferentes exámenes, que las víctimas deberían ir aprobando. Una de las jóvenes relató que en una ocación se comunicó con ella por teléfono y le dijo que "lamentablemente había salido mal pero que no se haga problema porque si ella accedía a hacerle un favorcito, él le podía cambiar la nota".

El penitenciario era amigo de una de las jóvenes y a ella fue a quien la convenció primero para anotarse en el Servicio Penitenciario Federal. Luego ella le contó a otras amigas quienes también quisieron probar suerte. Sin embargo, al pasar el tiempo empezó a quedar en evidencia la maniobra de estafa y engaño por parte del penitenciario, por eso decidieron presentarse en la Justicia.

Comentarios

Otras Noticias