ARGENTINA INVISIBLE

El día en que la electricidad mató a Benjamín y Danilo

Tenían 5 y 7 años. Jugaban cerca de su casa. Una historia de la Argentina que generalmente no vemos.
viernes, 22 de mayo de 2020 · 18:38

Se llamaban Benjamín y Danilo. Benjamín tenía cinco años. Danilo, siete. Estaban jugando cerquita de su casa, en la comunidad Mbya Guaraní. Tocaron un alambre y cayeron fulminados. Electrocutados.

No se sabía muy bien, o, mejor dicho, no se sabía oficialmente, qué alambre tocaron mientras jugaba. Se dijo que era un alambrado electrificado por el dueño de un campo privado: es de uso común esto. Otros, dijeron que era un cable de una precaria instalación entre viviendas de la misma comunidad aborigen.

No se sabe, pues, si a Benjamín y Danilo los mató la precaria aplicación de un servicio pensado para mejorar la calidad de sus vidas; o la indiferente soberbia de quien cuida su propiedad privada sin preocuparse demasiado por las consecuencias.

Según la agencia Télam, “los investigadores buscan establecer si el alambre estaba electrificado por accidente o de manera intencional, ya que en la zona es común que los propietarios de campos, o los mismos aborígenes utilicen esta forma de protección ante animales salvajes y depredadores”.

Los niños fueron llevados por su padre al Centro de Atención primaria de la Salud (CAPS) de Ruiz de Montoya, a unos 120 kilómetros al norte de Posadas. Pero ya estaban muertos. Benjamín y Danilo tal vez nunca supieron qué fue lo que pasó, ni cómo la alegría y el juego entraron de pronto en una oscuridad sin salida ni retorno.

Los Mbya son parte del pueblo Guaraní, pueblo de nuestra América del Sur. Viven en comunidades en Paraguay, en el sur de Brasil, y en Misiones, Argentina. Benjamín y Danilo vivían en la comunidad Piracuá, en una zona rural cercana a la ruta provincial 7, que se conoce como Valle del Cura Pirú.

Viven allí desde hace entre 3 mil y 5 mil años. Su historia es la común a tantos otros pueblos indios: haber conocido tiempos mejores, los tiempos antiguos. Ahora, resisten agobiados por la pobreza y la carencia.

Mbya, dicen, quiere decir “nosotros”.

Comentarios

Otras Noticias