Rurales chaqueños

La Pampa investiga a Trappa por tráfico de personas

El grupo empresarial los habría sacado por la fuerza de la Cabaña Curacó para evitar una inspección.
martes, 26 de mayo de 2020 · 11:20

En La Pampa se investiga el presunto trafico de personas del que habrían sido víctimas los obreros chaqueños que llegaron de manera clandestina a Cipolletti el pasado sábado. Los rurales habían estado trabajando en la Cabaña Curacó, propiedad de la familia Trappa, dueños de Vía Bariloche, donde precisamente aparecieron sin que la Justicia de Río Negro investigue el motivo por el que estaban allí. 

Además, por el testimonio de uno de los trabajadores, se supo que ya entrada la madrugada. Varias horas después de que la policía recibiera la denuncia de que eran transportados en un camión de Vía Cargo, llegó a la sede de la empresa una camioneta descubierta con varios obreros más, que habían salido desde General Acha.

A la Justicia rionegrina la presencia de los trabajadores rurales chaqueños en Cipolletti, que venían de General Acha para luego viajar a Buenos Aires, no le llamó la atención. No hay presunción de delito por si solo. En el operativo del sábado por la noche solo se limitaron a pedir la documentación que permita el tránsito durante la cuarentena. Sin embargo, la fiscalía de La Pampa intentó investigar, pero cuando llegó a la cabaña Curacó de la familia Trappa, los achadores habían sido trasladados en camionetas y camiones hacía Río Negro.

"No pudimos constatar en que llegaron hasta Cipolletti. Ya estaban arriba de un colectivo de la empresa El Valle y había dos que no tenían el permiso para circular", fue lo que se informó desde la fiscalía cipoleña de Martín Pezzetta. Y al ser reconsultado sobre si existía algún tipo de investigación al respecto aseguró que "no, solo habrá algún tipo de sanción administrativa por las autoridades competentes porque dos personas no tenían el permiso de circulación".

Luego de un par de días de que Mejor Informado publicara en exclusiva la noticia, parece que comienza a desentramarse lo sucedido. De acuerdo a la información brindada por la justicia pampeana, luego de que el gobernador Sergio Ziliotto hiciera pública le detención de un colectivo de Vía Bariloche con 18 obreros chaqueños que intentaban ingresar a la provincia sin habilitación y que fueron rebotados en al menos dos controles, la fiscalía siguió los pasos y comprobó en la Cabaña Curacó estuvieron trabajando los peones rurales chaqueños.

 

En el campo en cercanías a General Acha, la Justicia encontró casillas de maderas armadas de manera muy precaria, donde los trabajadores vivieron en condiciones infrahumanas durante varios días. La empresa reconoció que allí estuvieron, pero aseguraron de que llegaron antes de la cuarentena y el 15 de mayo fueron enviados al Chaco.

Está inspección en conjunto de fiscalía y Trabajo fue el sábado y no encontraron a los hacheros dentro del campo. Fuentes ligadas a la causa creen que alguien alertó a la empresa y de esta manera consiguieron esconder a los trabajadores y sacarlos de General Acha en vehículos de grupo, aprovechando que "tienen permiso para circular por el envío de encomiendas y que los camiones son cerrados", confió una fuente.

También se conoció el testimonio de uno de los chaqueños que contó que fueron sacados del campo en una camioneta descubierta y que viajaron toda la noche para llegar a Cipolletti a las 5 de la mañana. Por lo que habrían al menos dos grupos de trabajadores chaqueños que llegaron sin ningún tipo de control a Río Negro, traficados por la empresa.

Este trabajador también relató que hace tres años viene desde Chaco a trabajar a Curacó, que estuvo diez días y que le pagaron 10 mil pesos sin ningún tipo de recibo de sueldo.

Al tratarse de delitos graves como podría ser trabajo esclavo y trata de personas, la Justicia de La Pampa le dio intervención al Juzgado Federal de Santa Rosa.

 

Comentarios