FEMICIDIO

Dos autos usados como armas asesinas, y otra mujer muerta

Un femicidio singular fue cometido y está en plena investigación. La víctima, una mujer de nacionalidad boliviana.
lunes, 1 de junio de 2020 · 12:31

María Teresa Mamani tenía 39 años. Había nacido en Bolivia, y la muerte la pasó por arriba y la dejó aplastada contra el suelo arenoso de una localidad de la playa bonaerense, en Argentina: Ostende, tranquila, apacible, desnuda de turistas en el otoño de la pandemia.

La ciudad-pueblo, cerquita de Pinamar, es un lugar ahora marcado por el renovado horror de un femicidio muy singular, pues se habrían utilizado dos armas no convencionales: dos automóviles.

Según indican las primeras investigaciones, publicadas en el portal del diario Crónica, el marido de María Teresa, y el hermano de éste, son los acusados del crimen. Primero, la causa se abrió como “averiguación de causales de muerte”, cuando el cadáver aplastado de la víctima fue encontrado, en una calle de tierra, que lleva el europeo nombre de Praga.

María Teresa Mamani había denunciado a su marido por violencia de género en noviembre del año pasado. Como suele suceder, esa denuncia solo servirá para engrosar el expediente de la causa por su muerte. Ese expediente cambió de carátula rápidamente, hacia “homicidio”. Es probable que vuelva a cambiar, para sellarse como “femicidio”. Una calificación que garantiza prisión perpetua para quien fuera hallado culpable.

Ella corrió para defender su vida, por esa calle, Praga, tan lejana a su país latinoamericano. Su marido, a bordo de una camoneta Chevrolet Montana, y su cuñado, a bordo de un Renault Sandero, la persiguieron.

Las investigaciones, a cargo de la policía de Villa Gesell, sugieren algo escalofriante: las máquinas rodantes fueron utilizadas como armas. Embistieron a la mujer. La pasaron por arriba. Y La dejaron, allí, tirada, con el cuerpo deshecho.

Comentarios