PIDIERON 10 AÑOS DE PRISIÓN

“Dejamos a un ser tirado…no es joda”

En el juicio abreviado se leyeron los mensajes que se enviaron los dos acusados de matar a Alberto Ñancucheo en Viedma
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 11:58

El Ministerio Público Fiscal requirió la pena de diez años de prisión para dos hombres acusados de haber sido autores del homicidio de Alberto Ñancucheo, producido el 31 de mayo pasado en el Loteo Silva de Viedma. La querella, en representación de la familia, adhirió a los términos del procedimiento abreviado al que se arribó con la Defensa Pública.

La audiencia comenzó con la reformulación de los hechos que, no obstante, continuaron calificados como homicidio en ocasión de robo. Otras dos mujeres que ya fueron imputadas en la causa serán citadas para una audiencia similar en los próximos días.

La Fiscal Maricel Viotti Zilli detalló el sustento probatorio que permitió a la acusación obtener certeza en cuanto a la autoría del hecho por parte de los dos hombres. Los acusados aceptaron en la instancia, haber sido responsables del homicidio.

Entre la larga lista de material probatorio mencionado, la fiscalía destacó las imágenes recabadas por cámaras de seguridad, tanto del Sistema 911 como privadas, que permitieron identificar a los hombres luego del cotejo con declaraciones testimoniales y diversos elementos secuestrados.

Se mencionó, además a los distintos testimonios recabados en el contexto de la investigación y al resultado de las pericias realizadas, entre ellas la prueba de luminol efectuada en las viviendas de ambos imputados que dieron positivas.

La fiscal aclaró finalmente que las evidencias más concluyentes surgen a partir del análisis de los teléfonos celulares secuestrados, realizado por la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones de la Procuración General. En ese sentido, leyó el contenido de algunos mensajes en el que los imputados daban cuenta de lo que había sucedido.

“Dejamos a un ser tirado, no es joda” le explicaba uno de ellos a su hermano, quien respondía “vos no dejaste el cuchillo, nada ahí que haya que borrar”. Al día siguiente continuó el intercambio de mensajes, incluso bromeando respecto a la situación; concluyendo el mismo en el momento en el que los dispositivos son secuestrados, durante los allanamientos realizados.

El Fiscal Jefe Juan Pedro Peralta agregó finalmente que también del teléfono de la víctima se pudieron cotejar llamadas entre ésta y los imputados y que toda la información es coincidente con la declaración testimonial que dio el hermano de uno de los imputados en la Fiscalía.

Al momento de requerir la pena, si bien coincidieron en que sería de diez años de prisión efectiva para ambos; uno de ellos deberá cumplir un año más por la unificación con otra que tenía en suspenso.

La Fiscalía valoró el poco tiempo transcurrido desde los hechos que, gracias a la exhaustiva investigación, permitió arribar en pocos meses a sendas condenas; coincidió con la Defensa Pública en lo positivo del inmediato reconocimiento que los hombres hicieron de haber cometido los delitos, al momento de mensurar la condena. Antes de finalizar, ambos acusados hicieron uso de la palabra y pidieron perdón a la familia de la víctima.

Comentarios