TRANSPORTÓ COCAÍNA PARA EL CHAPO GUZMAN

El narco detenido en Neuquén ganó 350 millones de dólares

Un fiscal de Texas envió un escrito a la Justicia argentina en la que describió cómo operaba Fred Machado.
lunes, 2 de mayo de 2022 · 13:16

El millonario viedmense, Fred Machado tomó relevancia en Argentina, cuando el año pasado lo detuvieron en el aeropuerto de Neuquén por un pedido de captura de Interpol. Con el paso de los meses se conoció que está acusado por la Justicia estadounidense por narcotráfico y estafa, por lo que se espera que sea extraditado en las próximas semanas.

Machado, un piloto de avión que se formó en Argentina, pero que tuvo un crecimiento económico exorbitante en Estados Unidos, está acusado de haber ganado de manera ilícita, desde 2016 hasta el año pasado, unos 350 millones de dólares. La pantalla legal eran empresas relacionadas con vuelos privados, y fondos de inversión que compraban y vendían jets privados costosísimos, en los que invertían millonarios. En esos aviones que iban de un aeropuerto a otro para ser vendidos, también se trasladaban toneladas de cocaína proveniente de distintos cárteles, incluso el que conducía el de Sinaloa, que conducía el famoso Chapo Guzmán.

El fiscal Ernest González de Texas, donde estaba radicada una de las empresas de Machado, pese a no tener aeropuerto, le envió a la Justicia argentina por vía diplomática un escrito en el que solicita la extradición. Allí hace un resumen de la causa que lo tiene al viedmense como líder de una mega organización con otros cuatro cómplices Debra Lynn, Mercer Erwin, Kayleigh Moffett y Michael Assad Marcos. 

En el detalle, deja en claro que utilizaban los aviones que tenían en venta para el tráfico de cocaína de México y Colombia. Y que para financiarse utilizaban fondos de inversión en los que captaban millonarios con la promesas de rentas exuberantes. Las estafas eran del modo piramidal, porque algunos cobraron lo prometido con dinero de otros fondos de inversión.

La fiscalía detalló que la organización ilícita operaba desde 2010 en Estados Unidos, que los aviones eran usados para "el contrabando de drogas y de ganancias obtenidas de las drogas, así como para lavar dinero", todo a través de un entramado de empresas comandadas por Aircraft Guarantee Corp, con sede en Texas.

La empresa lograba registros y títulos de aviones de manera fraudulenta, con los que lograba ocultar la ubicación, propiedad y control de los aviones. Ocultaban la verdadera naturaleza de sus vuelos y cuando no lograban cumplir con el tráfico de cocaína previsto, rápidamente anulaban el registro de las aeronaves.

A su vez, además de lograr ganancias con el narcotráfico, también usaban sociedades y cuentas para defraudar a inversionistas que prestaban millones de dólares a cambio de intereses muy jugosos. El negocio era comprar aviones, que luego no existían o que eran invendibles.

El fiscal es claro cuando afirma que desde 2016, Mercer Erwin, Moffett y Machado "idearon un plan y artificio para defraudar a personas y para obtener dinero por medio de pretextos, representaciones o promesas de naturaleza falsa o fraudulenta”. En el escrito enviado a la Procuraduría de Narcocriminalidad del Ministerio Público, detalla que el 27 de septiembre de 2019, a través de South Aviation Inc. -empresa de Machado en Florida- se firmaron una serie de acuerdos para la compra de un avión que "era invendible porque pertenecía a una aerolínea privada y se encontraba en China".

Otro caso, el 12 de noviembre de 2020, el viedmense hizo lo mismo con un avión de Air India que no estaba a la venta. Firmó un depósito de 5 millones de dólares en nombre de Pampa Aircraft Financing. Las ganancias se transferían a cuentas en paraísos fiscales y les permitían seguir operando.

El alerta surgió luego de que la Justicia norteamericana notaran diversas irregularidades en los registros de aeronaves y que varias, a nombre de los acusados, fueron incautadas o destruidas mientras contrabandeaban drogas a nivel internacional. También, hacían maniobras para lograr la letra N delante del número de la cola que indica que el avión está registrado en Estados Unidos, con los que tenían menos probabilidades de ser controlados y detectados los cargamentos de cocaína.

Uno de los aviones con los que saltó la maniobra fue un jet con 1.200 kilos de cocaína del cártel de Sinaloa que se estrelló en Venezuela en octubre de 2018, después de salir de Ciudad Juárez hacia Arizona. Casi un año después, encontraron abandonada otra aeronave en una pista clandestina de Belice, le habían sacado los asientos y estaba acondicionada para el tráfico de droga.

Otro caso sucedió en Guatemala, un mes después, pero le detectaron 2.572 kilos de cocaína en el interior. Todos estaban registrados en por TWA Internacional y rápidamente fueron anulados. El fiscal aseguró que estos son sólo algunos de los 20 casos similares detectados. Machado también operaba a través de South Aviation, el avión en que los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá transportaban 944 kilos de cocaína desde Buenos Aires a Barcelona, ambos fueron condenados a 13 años de prisión.

Por los cargos de estafa, lavado de dinero y narcotráfico, Machado puede ser condenado a una pena máxima de cadena perpetua, una multa de 10 millones de dólares y vigilancia de por vida. fue detenido el 15 de abril del año pasado en el aeropuerto de Neuquén, cuando pretendía tomar un vuelo a Buenos Aires. En Argentina se lo vinculó como financista de la campaña del liberal José Luis Espert, quien se presentó como candidato a presidente en 2019 y fue el propio Fred el que lo llevó a Viedma en uno de sus aviones, en abril de 2019.

También aparecía como el socio capitalista de una sociedad que pretendía realizar un astillero en el puerto de San Antonio Este, y se sospecha que aportó dinero en empresas de crecimiento exponencial ligados al rubro petrolero, ganadero, inmobiliario y de los vuelos privados.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios