NEUQUEN

El hombre trans que tuvo dos hijas, y otras historias

Una historia impresionante en la mañana del sábado en un reportaje a Benjamín Génova.
sábado, 31 de octubre de 2015 · 13:26

Singularidades de la vida, revelaciones de la situación de salud en la provincia, algo de economía y política: apuntes de un sábado a la mañana en el programa Sin Pelos, que merecen destacarse:

El intendente Horacio Quiroga hizo tronar su palabra filosa para afirmar que "los diarios aumentaron más su precio que nosotros los tributos”. Es que vio en los títulos de los matutinos gráficos que circulan en Neuquén una interpretación enfatizada en el aspecto del presupuesto municipal que hace a la tarifaria, y en concreto, en el aumento de la base sobre la que se aplican las alícuotas de los tributos que posibilitan los recursos de la Comuna, sin que prácticamente nada se dijera sobre el ahorro que conseguirá nuevamente el gobierno capitalino por diferencia entre recursos y gastos. Según Quiroga, se desconoce algo tan obvio como la inflación y su incidencia, mientras sigue la polémica entre lo que es mejor o peor para el Estado: ¿conviene un presupuesto con superávit o uno con déficit? Es un debate sobre política presupuestaria del Estado muy vigente, con dos modelos casi opuestos: el provincial del MPN y el capitalino del NCN-PRO-UCR.

Sorprendió la revelación del médico neurólogo del hospital Castro Rendón, Juan Carlos López Cormenzana, acerca de la cantidad de accidentes cerebro vasculares (ACV) que se registran en la población neuquina. Aseguró que ingresan con ACV al hospital, por día, no menos de dos casos, como promedio. Es decir, que hay dos neuquinos por día que padecen algún tipo de ACV. El profesional se despachó con el dato con la naturalidad que se tiene cuando se está inmerso en una realidad que para otros es extraña, y enfatizó en la necesidad de prevenir este tipo de dolencias, que provocan elevada mortandad: la segunda causa de muerte, corresponde a derivaciones de un ACV. ¿Cómo se previene? Con vida sana, fundamentalmente, en la que juegan la dieta, la actividad, los antecedentes familiares, enfermedades existentes, como la hipertensión, y otra larga serie de factores. Lo indicado: controlarse frecuentemente con un médico, y seguir las instrucciones, que no tienen nada de complicado una vez que se hace el hábito.

Pero la nota del sábado fue, sin duda, la que ofreció con una llaneza, sinceridad y sentimiento admirables, Benjamín Génova. Este hombre por decisión propia, nació mujer hace 29 años en Allen, y anduvo buena parte de su vida en contradicción con su propio cuerpo, hasta que finalmente (hace unos cinco años) decidió ser hombre plenamente, con un tratamiento médico de hormonas, y recientemente, con una intervención quirúrgica, realizada en el hospital público neuquino, para extirparse los senos. Benjamín es secretario por los hombres trans en la Mesa de la Igualdad, y dueño de una lucidez implacable a la hora de explicar algo que para gran parte de la sociedad actual todavía es un misterio, algo a lo que se lo llena de prejuicios, malentendidos, sospechas, discriminación y condena, por enumerar solo algunas de las reacciones más comunes. Benjamín es, fundamentalmente, un ejemplo de que la cuestión no es tan complicada. El parió dos hijas, una de 15 años (él-ella tenía solo 14 cuando quedó embarazada/o) y otra de cinco. Sus hijas viven con él y han compartido y comparten sus experiencias y decisiones. Dice que por ahora no tiene pareja, porque está "concentrado” en este cambio sustancial de su físico, cada vez más en armonía con lo que siente que siempre fue, y que espera algún día tal vez tenerla, porque –dice- "es importante”, aunque no determinante ni definitivo. Benjamín Génova vive en el barrio Don Bosco, nació en Allen, en una chacra, tiene tres hermanos, y –se nota- es ahora un hombre (trans) feliz.

Comentarios