CIPOLLETTI

"Hubo una mezcla de intereses mafiosos"

Así se expresó el padre de dos víctimas, al cumplirse hoy 18 años del Triple Crimen en Cipolletti.
lunes, 9 de noviembre de 2015 · 06:09

 

 

Un triste recuerdo enluta a la comunidad de Cipolleti y a todo el Alto Valle con la memoria de la desaparición de María Emilia González, su hermana Paula Micaela y su amiga Verónica Villar.

Las tres chicas fueron halladas el 11 de noviembre de 1997 en la zona conocida como "los Olivillos" de la calle San Luis. Sus cuerpos revelaron maltratos físicos, marcas de ataduras, golpes y heridas de bala.

El triple crimen de Cipolletti terminó con un único condenado: Claudio Rodolfo Kielmasz, actualmente detenido en una cárcel federal de Río Gallegos.

A 18 años del triple crimen en Cipolletti, habló en AM 550, Ulises González padre de dos víctimas y aseguró que ahora cree que más personas participaron del hecho. En este contexto, expresó que "en un principio uno creía todo lo que nos decían pero ahora la visión es muy diferente y sabemos que en ese entonces hubo una mezcla de intereses mafiosos y políticos que intentaron desviar la investigación y tapar el crimen".

Así, Ulises lamentó el accionar de la Justicia en Cipolletti y aseguró que "se destapó una olla" en ese momento dado que "había una convivencia de malos policías con gente del narcotráfico". Recordó que cuando dieron aviso a la Policía, en ese entonces, "estuvimos confiados de que iban a ayudarnos pero lo que hicieron fue apartarnos, nos sacaron del medio y hasta nos dijeron que las chicas se habían ido... y uno lo creía, pero hoy a 18 años ya no".

Ahora, González y su esposa viven El Bolsón porque, según informaron, "queríamos alejarnos de todo lo que nos pasa cuando estamos en Cipolletti, sobre todo en estos tristes aniversarios". "Es una herida que llevamos los familiares, principalmente. Una herida muy profunda que llevaremos más allá de la muerte", agregó.

Los crímenes conmocionaron al país. Multitudinarias marchas recorrieron las calles de Cipolletti exigiendo justicia y, en una esas movilizaciones, apareció en la plaza del centro de Cipolletti el propio Kielmasz, quién aseguró que sabía dónde estaba el arma homicida.

En "los Olivillos" entregó el revólver que estaba oculto. Después se supo que el arma había sido registrada a nombre de la madre de Kielmasz y desde entonces el sospechoso, ya detenido, empezó a cambiar sus versiones.Por el testimonio de una mujer despechada apareció en escena otro imputado, quien nada tenía que ver con Kielmasz: Hugo Guillermo González Pino. También lo comprometió el relato de un indigente.

Ambos fueron condenados en julio de 2001 por el "secuestro agravado" de las jóvenes, pero el Superior Tribunal de Justicia anuló la condena del último y avaló la hipotética participación de otros tres sujetos que nunca fueron identificados.

Cuando se cumplieron 15 años de los asesinatos, Ulises González, padre de dos de las chicas, realizó su último acto público y se fue de la ciudad. 

Comentarios

Otras Noticias