BUENOS AIRES

Escapando de la guerra: la vida de un sirio en Argentina

Entrevista a Qusai Ramadan quien vive en Buenos Aires tras escapar en 2012.
lunes, 21 de septiembre de 2015 · 10:11

Esta mañana, habló en AM 550 y 24/7 Canal de Noticias, Qusai Kais Ramadan, sirio que se escapó del horror llegando a Argentina en el año 2012, donde ahora es dueño de un negocio de comida árabe a dos cuadras del Obelisco.

Ramadan, brindó detalles sobre la situación que se vive en su país de origen, al tiempo que explicó cómo ha cambiado su vida. El dato sorprendente, es que gran parte de los 263 sirios que llegaron a Argentina, hoy viven y trabajan en Buenos Aires.

Qusai y su familia, escaparon de Siria tras participar de las manifestaciones pacíficas contra el régimen de Bashar Al Assad, comenzadas en 2011 y que derivaron en guerra.

"Todo comenzó como una revolución y terminó en guerra civil. Ingresaron al país grupos extranjeros como el de Isis ahora, que es un grupo político que se puso el nombre de una religión musulmán, pero vale aclarar que ellos no son musulmanes y tampoco son sirios", explicó.

Al mismo tiempo, aseguró que lo que sucede en ese país ahora "es una guerra civil y es la más peligrosa en nuestra época". "En realidad empezó como una revolución hacia el gobierno pero después se tornó en guerra civil... Lo peligroso es que llega un punto en el que no sabés con quién te enfrentás porque hay demasiados grupos que entran de afuera", dijo Qusai comparando la situación actual en Siria con la del año 2012.

Con respecto a su experiencia, aseguró que "los argentinos son muy buena onda y por eso quería venir al país". Al ser consultado sobre cómo pudo acostumbrarse a la cultura, expresó que "los sirios de Medio Oriente somos muy parecidos a los argentinos. Aunque no lo crean tomamos más mate que ustedes".

Qusai expresó que en un principio se vio sorprendido por muchas cuestiones, pero luego pudo acostumbrarse. Cree que el pueblo de este país "es el mejor del Mundo porque nos ayudaron mucho con su buena onda".

"Aceptan a todos con cualquier cosa, con cualquier religión. Nos aceptaron muy bien", concluyó el sirio quien afirmó que pretende quedarse en Argentina y continuar con su negocio árabe, ofreciendo la oportunidad de conocer una cultura diferente con shawarma, kebe, meshe y tabule.

Comentarios