FORD RANGER

La camioneta que compró en una concesionaria neuquina vino cargada de problemas

Una mujer compró una Ford Ranger cero kilómetro en una concesionaria neuquina. Pero tuvo tantas fallas que la Justicia ordenó que le devuelvan la plata.
sábado, 05 de mayo de 2018 · 11:14

La Sala Segunda de la Cámara Civil de Neuquén rechazó las apelaciones que habían presentado la compañía Ford Argentina y la concesionaria local Sapac SA. Y confirmó -de este modo- el fallo de un juzgado de primera instancia que las había condenado a entregarle a una mujer el valor de una Ford Ranger, como la que había comprado.

A cambio de eso, la mujer (denunciante) deberá entregar la camioneta cero kilómetro que compró en esa agencia; y que, según se desprende del expediente, vino cargada de problemas.

En ese sentido, fuentes judiciales contaron que entre la fecha de adquisición (15 de noviembre 2012) y el 21 de septiembre de 2013, ingresó al taller mecánico de esa concesionaria en catorce oportunidades.

Las mismas fuentes reseñaron que, salvo el primer ingreso (28 de diciembre de 2012) en que se le realizaron los controles de niveles y el lavado del motor, en sus pasos por el taller evidenció problemas que excedieron al mantenimiento.

Entre otras cosas, evidenció un golpe en la dirección; fallas para arrancar en frío; y problemas para pasar los cambios, al punto que hasta que se le cambió la caja en dos oportunidades.También le tuvieron que cambiar los discos de freno y la bomba de agua; al tiempo que se le detectó una deformación excesiva entre cilindros. Tal fue la multiplicidad de adversidades que hasta le falló la bocina.

Pero, como se dijo, ambas apelaron. Sapac con el argumento de que era Ford la que debía responder en forma exclusiva, dado que el vehículo se encontraba en garantía. Y la automotriz con la convicción de que no podía considerarse que hubiera existido un defecto de fábrica.

En tanto que -según consta en el expediente- la denunciante expuso que el servicio de la agencia fue absolutamente irresponsable y deficiente; y que en todo momento trató de minimizar la falencia, sometiéndola a destratos y respuestas insuficientes.

En su sentencia, los jueces de Cámara Patricia Clerici y Marcelo Medori, indicaron que "la sentencia de grado ha condenado a las demandadas a abonar a la actora el importe equivalente al de un vehículo nuevo, con las mismas características técnicas del oportunamente adquirido por aquella (...) debiendo la actora entregar en devolución la camioneta objeto de estas actuaciones".

También confirmaron el supuesto de "reparación no satisfactoria", y confirmaron una indemnización de 100 mil pesos en favor de la denunciante "por privación de uso del automotor".