Protección concreta

La Justicia avaló la adopción de un niño en problemas

Tiene ocho años. Su madre lo abandonó y su padre es un sujeto golpeador. Lejos de ellos, mejoró su vida, hizo amiguitos y se escolarizó.
domingo, 19 de agosto de 2018 · 12:50

La Sala Segunda de la Cámara Civil de Neuquén rechazó las pretensiones de un sujeto al que se le comprobaron hechos de violencia, y dejó firme el fallo de un juzgado de primera instancia que declaró el estado de adoptabilidad de su hijo.

A lo largo del expediente judicial que acaban de resolver las juezas Patricia Clerici y Cecilia Pamphile, consta que tanto él como su ex pareja abandonaron a su hijo de 8 años, y que el chiquito no quiere tener contactos con ellos. Es más, ha manifestado su conformidad a ser incluido en un nuevo grupo familiar.

“Nada puede reprocharse a lo decidido por la jueza de grado, tanto respecto a no establecer un régimen de comunicación del hijo con el padre, como respecto de decretar el estado de adoptabilidad del niño”, dijeron las juezas en el fallo que rechaza la apelación realizada por el padre.

Consta en el expediente que -tras haber afirmado que no podía hacerse cargo de la crianza- la madre prestó su consentimiento para que el niño fuera ingresado a un hogar. Producto de la penosa situación de la que era víctima, el niño presentaba una conducta agresiva tanto hacia ella como hacia otras personas, y tenía comprometía su escolarización.

Al poco tiempo, la madre se desentendió del niño y no quiso visitarlo más; de hecho sólo lo hizo una vez y el pequeño no quiso verla. Tampoco se preocupó por su estado, ni por reconstruir el vínculo. Es decir, lo abandonó.

Paralelamente, el padre tenía una prohibición de acercamiento, producto de su conducta violenta, que se tradujo en golpes hacia la madre y los hijos, rotura de juguetes y ensañamiento con la mascota del niño.

Este sujeto -que declaró que no sabe leer- estuvo ausente durante todo el proceso que culminó con la institucionalización del niño. Y, cuando se enteró del traslado de su hijo a una institución, se presentó en ella y comprobó que su hijo no quiso tener contacto con él.

Fuentes judiciales dijeron que frente al rechazo, mostró un total desinterés por los deseos del niño, y que su intención no era hacerse cargo de la crianza, sino que el niño volviera con la madre.

Las mismas fuentes dijeron que una vez que se distanció de su familia biológica, la conducta del niño mejoró notablemente, desaparecieron los episodios de ira, se logró la escolarización, y comenzó a jugar en armonía con los niños de su edad.

En virtud de ello, las juezas concluyeron que “dada la edad actual del niño (8 años), el tiempo de permanencia en el hogar (desde noviembre de 2016), la imposibilidad de lograr acuerdos con la familia extensa (tía materna), como así también la negativa del menor a relacionarse con sus progenitores (dando razones de su determinación), la resolución que lo emplaza en estado de adoptabilidad es lo más conveniente para su interés superior”.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

16%
Satisfacción
77%
Esperanza
0%
Bronca
5%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios