CAROLINA MAGNALARDO, PERIODISTA

Le ganó al cáncer y con su historia busca concientizar a otras mujeres

“La teta que tenía algo para decir”, así se titula el libro de la periodista que narra en primera persona su lucha contra el cáncer.
viernes, 16 de agosto de 2019 · 00:10

Muchos prefieren no hablar del cáncer, lo ocultan y se ocultan. Sin embargo, hay quienes ven en su diagnóstico la oportunidad de hablar, de concientizar y de desmitificar sobre la enfermedad. Este último es la historia de la periodista neuquina Carolina Magnalardo que logró vencer al cáncer y, hoy a través de su libro La teta que tenía algo para decir tiene como propósito ayudar a prevenir, concientizar sobre la importancia de los controles de rutina y acompañar desde su lugar a las mujeres que atraviesan una situación así.  Su historia.

Carolina Magnalardo es periodista y, en el 2017, le diagnosticaron cáncer. “Relacionaba cáncer con la muerte. El día que mi médica leyó (por mí) los estudios de la biopsia lo primero que le dije fue cuánto tiempo me queda, recordó en una entrevista en el magazine Qué te puedo contar.

Dos años- y un poquito más- duró el tratamiento. “Fueron años de mucho aprendizaje. Controles, pinchazos, miedo, tristeza, esperanza, fe, disciplina, enojo, sanación, amor, amistad”, así resumió Caro su lucha contra el cáncer.

Cuando le dijeron cáncer lo asoció casi de forma inmediata a la muerte, sin embargo, su médica Susana Morales le dijo alentándola: “No es una sentencia de muerte. Hay que ponerle pilas, seguir un plan de trabajo, ponerle medicina, optimismo y mucha fe”. Con palabras tan cálidas como la de Morales, la periodista cambió su chip: “tuve claro que le iba a ganar la batalla”, contó.

View this post on Instagram

De paseo con La teta ud83dude0aud83dudc95

A post shared by Caro Magnalardo (@caro_magnalardo) on

A corazón abierto y emocionada por vencer la batalla, contó cómo fue su lucha: “Hay días que no tenés más ganas de luchar, pero la recompensa de curarme era la vida. Transité los años de tratamiento con la clara idea de que tenía que aprender lo que me decía la vida y mi cuerpo. Disfrutar del día a día, era el mensaje”.

Carolina vivía- hasta el 2017- al extremo. Contó que una vez en medio de un enojo muy fuerte, su ojo se puso chiquito, le ardía y que no le dio demasiada importancia: “Mi cuerpo venía reclamando que lo escuche. Habló la teta y por eso mi libro se llama La teta que tenía algo para decir”.

Vencer el cáncer fue un camino de aprendizaje y la llevó a modificar un montón de conductas: “La Caro de hace dos años era obsesiva del trabajo; perfeccionista, al punto de que una coma mal puesta en una gacetilla me arruinaba el día; y le ponía muchas expectativas a las relaciones interpersonales. Hoy, soy una persona que me permito cometer errores, que me perdono con cosas que antes me castigaba”, reconoció emocionada.

Y agregó: “Fue un proceso de sanación interna y amigarme conmigo misma. Soy una mujer que ahora puede cometer un error y aprendí a que puedo renovar los círculos sociales. Me tomo la vida mucho más tranquila”.

El libro se presentará en la ciudad de Neuquén y previo a ello, contó en qué la ayudó escribirlo: “Me ayudó a descargar todas las horas que estuve sola. Tenia momentos en los que no quería ver a nadie, estuve triste y enojada. Además,  como un registro me ayudaba mucho a descargar, tenía tristezas muy profundas y las descargaba en el libro. Muchas cosas las empecé a escribir hace dos años. Hoy cuando lo leo digo, “estaba enojada, qué miedo tenía, qué optimismo”. Me veo en distintas situaciones, y son honestas y sinceras como se leen en el libro”.

Me daba vergüenza no tener pelos. El camino no es fácil para nada. Me daba vergüenza que se me cayera el pelo.

La teta que tenía algo para decir fue una forma de canalizar la angustia, el miedo y también fue una herramienta de optimismo y ni hablar de los vínculos: “Cuando conocí a Susana (su médica) me abrió la puerta, la vi y sentí que la conocía de toda la vida. Mis padres no sabían y me refugié en ella. Tuve mucha fe en Dios, nunca me enojé con él. Me rodeé de amor, optimismo y buena energía”, relató en 24/7 Canal de Noticias.

Sus padres fueron los últimos en conocer la noticia. Fue la noche del diagnóstico y el primer encuentro con su médica. “Mis papás en el momento no podían pensar positivamente, pero les duró media hora como mucho, cambiaron el chip y me dijeron “vas a salir adelante”. Fue muy duro, pero me apoyé mucho en terapia y también en mis amigos que son increíbles”.

A menos de un mes de la presentación de su libro, los mensajes no paran de llegar a través de las redes sociales. “Estoy sorprendida por la reacción de la gente. Me escriben personas que no conozco y están interesadas en leerlo. La gente dice que mi historia le da fuerza”.

“Haber publicado el libro es un sueño hecho realidad”, cerró e invitó a todos el jueves 5 de septiembre a las 20 a la Feria del Libro. Antes habrá una presentación en Jubilo Bar el jueves 29 de agosto a las 19 horas.

 

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias