"AHORRO FORZOSO"

Indemnizan a comprador de un auto que pasó por pesadilla

Compró un auto flojo de papeles. Se lo secuestraron. El fabricante apeló la indemnización con un argumento increíble.
jueves, 8 de agosto de 2019 · 12:50

Un hombre que sufrió una serie de situaciones realmente insólitas tras la compra de un 0km, será finalmente indemnizado por las empresas que le causaron sus pesadillas. Claro que para ello tuvo que soportar un extenuante trámite judicial, no exento de cuestiones irritantes.

Alcanzará con decir que una de esas dos compañías intentó zafar de la condena, con el argumento de que gracias a su incumplimiento -que decantó en el secuestro del rodado- el cliente ahorró en combustible y en gastos de mantenimiento.

Todo comenzó en abril de 2007, cuando H.G. compró un Citroën Xsara Picasso en la concesionaria Jáuregui Automotores SA, de Cipolletti. Embalado, entregó su usado, pagó la diferencia al contado y retiró el nuevo mismo día. Pero lo hizo sin la documentación necesaria para inscribirlo en el Registro de la Propiedad Automotor.

Según confiaron fuentes judiciales, esos y otros papeles habían sido retenidos por Peugeot Citroën Argentina SA, que le reclamaba a la concesionaria el pago de operaciones pendientes.

Y así estuvo el pobre H.G. con su auto flojito de papeles, hasta que, en abril de 2008, tuvo que viajar a Bahía Blanca, por una urgencia familiar. Pero con tanta mala suerte que se topó con un control municipal de tránsito ¿Qué ocurrió? Los agentes desconfiaron de la documentación precaria que le habían entregado y el auto terminó secuestrado.

Recién en diciembre de 2009 y después de numerosas cartas documento a ambas empresas y reclamos ante la oficina municipal de Defensa del Consumidor y la dirección de Comercio e Industria de la Provincia de Río Negro, H.G. pudo hacerse de los papeles.

Además, inició una demanda en el Juzgado Civil N 31 de Choele Choel, y radicó una denuncia penal contra el dueño de la concesionaria por el delito de defraudación, que -según las mismas fuentes- finalizó con una condena, en 2015.

Aquel juzgado Civil condenó a las dos empresas por los daños y perjuicios. E inmediatamente después, apeló Peugeot Citroën Argentina SA con un argumento impensado.

Créase o no, el abogado de la empresa dijo que los gastos que reclamaba H.G. se habían compensado con todo lo que supuestamente ahorró al no tener que afrontar “los gastos ordinarios del vehículo, tales como combustible, estacionamiento y otras erogaciones que hubiera acarreado su tenencia”.

Esa respuesta fue duramente cuestionada por la Cámara Civil de Apelaciones de Roca, que confirmó la indemnización de 137.000 pesos e intereses, que deberán afrontar ambas empresas por el “daño material” y el “daño moral” que sufrió por “la privación de uso” del automóvil.

Dijo la Cámara: “La absurdidad del planteo es inédita y alarmante (...). Es casi como sostener que no cabría la indemnización por la muerte de un hijo, porque el ilícito les permitió a los padres ahorrar los gastos de crianza y educación a partir de su muerte. Sin hesitación, un dislate”.

La Cámara rechazó la apelación de la automotriz y tuvo por acreditados los daños reclamados por el hombre, especialmente el daño moral por “los padecimientos sufridos, que provocaron una clara lesión a la esfera espiritual (desasosiego, preocupación, incomodidades y angustia) a consecuencia del incumplimiento contractual”.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
88%
Bronca
11%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios