LA PAMPA

¿Cómo sufren la pandemia las palomas mensajeras?

La falta de ejercitación pone en riesgo su estado físico y su sentido de la orientación. Pueden alcanzar los 125 kilómetros por hora.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 06:32

Las palomas mensajeras, que pueden alcanzar los 125 kilómetros por hora en su vuelo, se encuentran hoy en una situación de extremo sufrimiento en virtud de las restricciones de circulación que imperan en la Argentina.  Por ser aves “de regreso” (sólo vuelven a sus palomares desde el lugar adonde se las lleva), requieren de traslados que hoy no pueden realizarse en virtud de los impedimentos de circulación. Palomares de todo el país han solicitado permisos especiales para entrenar a sus aves ya que de no hacerlo afecta seriamente su estado y su salud.

El titular de la Asociación Colombófila "La Mensajera Pampeana" de Santa RosaDarío Sáez De Quezada, explicó la situación y se mostró esperanzado en alcanzar los permisos y cumplir con los protocolos que establezcan las autoridades sanitarias y de gobierno en las distintas provincias. En diálogo por AM 550 y 24/7 Noticias, detalló los inconvenientes que acarrea la imposibilidad de traslado de las palomas más allá de las fronteras provinciales, puesto que la actividad requiere del entrenamiento de las aves adultas y el aprendizaje de los pichones.

Esta situación, que preocupa a los colombófilos de todo el país, muestra su situación más compleja en La Pampa, adonde las provincias limítrofes tienen serias restricciones para la circulación. En declaraciones al programa “Viaje al puerto de la noche”, Sáez De Quezada señaló que no alcanza con soltar a las palomas en sus palomares puesto que ese ejercicio de vuelo sobre el lugar no les permite desarrollar el estado físico ni el sentido de orientación que caracteriza a la raza de palomas que protagonizan el deporte de la colombofilia.

En los últimos días, el gobierno de La Pampa y los correspondientes municipios aprobaron un protocolo para el traslado en un camión especial de las palomas que realizan las competencias, pero sólo pueden recorrer hasta las fronteras provinciales y el requerimiento para entrenar las aves incluye varios cientos de kilómetro de distancia.

El encierro de los animales y la imposibilidad de circulación de los colombófilos ha puesto en crisis al sector en todo el país y si bien no correría riesgo la salud de las palomas, sí se puede observar un deterioro en el desarrollo del sentido de la orientación y en el estado físico.  

Graficó De Quezada que –con viento a favor- un ejemplar puede desarrollar unos 125 kilómetros por hora, por lo que es conveniente que las ejercitaciones y las competencias se realicen a varios cientos de kilómetros de cada palomar y las procedencias de las mismas sean de diferentes lugares del país.

Comentarios