LUCHA CONTRA EL COVID

La vacunas no se pueden guardar con las peras y manzanas

Las cámaras frigoríficas de la fruticultura no llegan a temperaturas tan bajas como se necesitan.
jueves, 3 de diciembre de 2020 · 00:00

La esperanza de ponerle fin a la pandemia de Covid-19 con una vacuna que nos permita evitar los contagios se encuentra con un importante contratiempo. Sin importar cuál será la primera que llegue al país, desde los gobierno provinciales de Río Negro y Neuquén se mueven contrareloj para diagramar los operativos de vacunación, pero antes de saber cómo se aplicará y dónde, es más importante determinar el lugar de almacenamiento, que necesita temperaturas bajo cero extremas que pueden ser de hasta -80 grados.

De acuerdo a lo que pudo saber Mejor Informado, en las últimas semanas distintos uncionarios de los ministerios de producción de ambos gobiernos tuvieron contacto, por separado, con empresarios de Cámara de Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), con la intención de utilizar cámaras de frío en las que mantienen peras y manzanas, para almacenar las vacunas hasta que sean destinadas a los distintos vacunatorios.

La respuesta que tuvieron del sector empresarial frutícola no fue la que deseaban, ya que las temperaturas a las que se conservan las peras y manzanas no son tan extremas. Un especialista explicó que "no hay forma de llegar a esas temperaturas tan bajas". Las frutas de la región se mantienen en cámaras que están entre 0 y -1 grado y que lo más bajo que se puede lograr es "15 bajo cero en los túneles de pre-enfriamiento, que utilizamos para bajar la temperatura de la fruta que llega desde las chacras después de una jornada de pleno sol de verano".

Según lo que se pudo confirmar, las vacunas deben ser almacenadas, depende de cuál sea, entre 18 y algunas hasta 80 grados bajo cero. Una vez que son retiradas de esa temperatura extremo, tienen alrededor de cuatro días para ser utilizadas, sino se pierden. Por lo que la logística de distribución debe estar muy aceitada para evitar que se corte la cadena de frío.

El reparto entre los centros de acopio y los vacunatorios deberá hacerse en vehículos con equipos de frío para que se logre una perfecta conservación de las vacunas. Y en los centros de salud se deberán almacenar en frezzers, aunque deben ser de características especiales que permitan conservar productos supercongelados.

Ante esta imposibilidad de almacenarlas en los galpones de empaque, las opciones se reducen notablemente. Por un lado se pensó en distribuidoras de helado como hizo Córdoba, que cerró un acuerdo con una cadena de heladerías que mantiene sus productos a temperaturas extremas. Otra opción es alquilar alguna de las escasas cámaras de súper congelados que hay instaladas en la región, pero solo alcanzan 30 grados bajo cero. Y otra alternativa es lograr acuerdos con algunos de los frigoríficos de carne o de pescado. Pero aún no hay nada definido.

En Río Negro se acordó que la campaña de vacunación se desarrollará entre enero y febrero de 2.021, en consonancia con las disposiciones que establezca el Gobierno Nacional. Se realizará por etapas, priorizando al personal de salud de los sistemas público y privado, de seguridad provincial y nacional, a las personas mayores de 60 años y a quienes estén dentro de un grupo considerado de riesgo.

Comentarios