Los nuevos mercados

El comienzo de la electro-movilidad en Neuquén

Reportaje a Fernando Zubillaga, especialista en Derecho Ambiental y empresario dedicado a la aplicación concreta de energías renovables.
sábado, 15 de febrero de 2020 · 11:03

Fernando Zubillaga, abogado especialista en Derecho Ambiental, es socio fundador y Administrador titular de la firma GREENEN SAS, empresa dedicada a proyectos y generación de Energías Renovables, que bajo la Marca MOVEL (www.movel.com.ar) comercializa vehículos eléctricos brindando productos y servicios para el desarrollo e implementación de estaciones de recarga para la movilidad eléctrica en Argentina.

En diálogo con Mejor Informado, Fernando Zubillaga, habló sobre la situación a nivel global y regional de la movilidad eléctrica y su apuesta como empresario para el desarrollo de la electromovilidad urbana en la Ciudad de Neuquén.

¿Por qué razones como profesional especializado en el derecho ambiental y empresarial decidió incursionar en la movilidad eléctrica?

La profesión de abogado de empresa y los valores inculcados durante años en una actividad agropecuaria familiar, forjaron mi mirada de desarrollo productivo bajo conceptos de sustentabilidad económica, social y ambiental. Los   grandes cambios de paradigmas que se dieron en el mundo para la protección del medio ambiente ante el evidente e innegable calentamiento global y cambio climático, despertaron mi interés en profundizar mis conocimientos especializándome en Derecho Ambiental para estudiar el marco jurídico general y particular sobre la protección del ambiente. Al ampliar mi conciencia sobre la huella de carbono y el efecto de las emisiones de CO2 en la atmosfera que inciden en el cambio climático y el calentamiento global, me di cuenta que todos somos responsables de lo que sucede y provocamos en el medio ambiente, y que era momento de actuar involucrando en energías renovables y en la electromovilidad sustentable.

¿Cómo ve el sector de los vehículos eléctricos a nivel global, regional y en nuestro país?

En Europa varios países ya asumieron compromisos para evitar los impactos negativos que genera la contaminación y dictaron rigurosas leyes para reducir los efectos que producen los gases de efecto invernadero proveniente de los motores a explosión.  La legislación europea actual establece estándares de emisiones de CO2 para los autos con topes máximos hasta el año 2025 que no superen 95g/km. A partir del 2026 la apuesta proteccionista sube, bajándole a las automotrices el máximo permitido a 70g/km.

EEUU tomo el camino de bajar los niveles de consumo o autonomía de los autos a 4.31 lts./100 km. En la actualidad se encuentra con tratamiento parlamentario la ley que lo determina.

En nuestra región, países como Bolivia, Uruguay y Colombia han apostado a generar cambios en su matriz energética impulsando la fabricacion e importación de vehículos eléctricos para uso particular y público como taxis y transporte de pasajeros.

En Argentina, la movilidad eléctrica se fue desarrollando de la mano de la importación de pequeños vehículos de movilidad liviana como motos, scooters, E-Bikes y monopatines. En los automotores, las primeras apariciones las dieron los híbridos no enchufables como el Toyota Prius y recientemente el Corolla y RAV que poseen un combinado de motor a combustión y electrico. En el 2019 ingresaron los 100% eléctricos Renault Kangoo y el Nissan Leaf, los que si bien han recibido ciertas exenciones arancelarias aun poseen un costo final elevado en relación a los demás convencionales. 

El valor de las baterias de litio, la falta de otros estímulos mediante exenciones arancelarias, impositivas, de financiación o créditos bancarios, más el intencionado desinterés de las marcas en bajar sus precios para aumentar sus ventas (se me ocurre quizás por falta de servicio técnico de post venta especializado), convierte a los autos eléctricos en bienes prácticamente inaccesibles para la mayoría de las personas y empresas.

A mi juicio, es necesario un gran impulso de subsidios y exenciones impositivas que promuevan y permitan la adquisición de autos híbridos o eléctricos por parte de la gran mayoría de ciudadanos y empresas de ómnibus para el transporte de pasajeros (una de las principales actividades de mayor consumo energético y derivados de petróleo).

La movilidad eléctrica es la gran apuesta mundial de los países y de las grandes ciudades para reducir la polución ambiental, bajar el costo del transporte de pasajeros. Argentina no puede quedar afuera, pero hace falta la voluntad y decisión política articulada que genere las condiciones favorables para la promoción de la generación de energías renovables (principalmente eólica y fotovoltaica) y el desarrollo de infraestructura necesaria para la instalación y el crecimiento de estaciones de carga o puntos de recarga (reducción de impuestos, ley de promoción de inversiones, beneficios a la eficiencia energética, subsidios para el traspaso de ómnibus y micros diésel a eléctricos, bonificación en seguros).

Soy de la opinión que Argentina tiene que establecer a nivel nacional y provincial un planeamiento estratégico que comprenda las principales ciudades y rutas del país que sirva impulsor para la instalación de cargadores eléctricos. De esta manera, se podría contar operativamente en todo el país con la infraestructura necesaria y una red de recarga integrada.

 En Neuquén, La Cooperativa CALF como distribuidor de energía ha declarado públicamente su compromiso con el medio ambiente y en el marco del Plan de sustentabilidad CALF Verde ha anunciado la incorporación de vehículos eléctricos destinados al personal que realiza tareas en la ciudad. También se han hecho anuncios de instalación de cargadores en distintos puntos. Por su parte, a nivel gubernamental, la provincia desde la Agencia Para la Promoción y Desarrollos de Inversiones de Neuquén (ADI), viene promoviendo la incorporación de la movilidad eléctrica, y se encuentra trabajando en un Proyecto de Ley, cuyo contenido desconozco.

Entiendo fundamental el trabajo coordinado y articulado entre todos los actores públicos y privados para lograr un plan donde el estado genere las condiciones de promoción y fomento para que los privados podamos apostar haciendo las inversiones necesarias y con reglas claras comercializar y brindar los servicios para la expansión de la movilidad vehicular eléctrica mediante sistemas de carga domiciliaria y publica rápida y ultra rápida.

¿Como ve la reacción de las petroleras respecto de la movilidad sostenible a base de energía eléctrica en Neuquén?

La energía eléctrica a base de energías limpias es el combustible del futuro para la humanidad y reduce los impactos negativos en el ambiente y la contaminación en las ciudades. Es cierto que el desarrollo de las renovables es lento y aun el mayor consumo energético proviene del gas y petróleo.

¿Qué objetivos tiene con su empresa en la Provincia de Neuquén?

La visión de MOVEL es ser pioneros en el mercado de la movilidad eléctrica en Argentina. Creemos firmemente que es posible ir cambiando la forma en que nos desplazamos y apostamos a ello a través de la capacitación y concientización, mostrando las opciones que existen. Las personas, sobre todos los jóvenes y de a poco las organizaciones públicas y privadas cada vez son más conscientes y responsables del impacto que generan. En una Provincia de base hidrocarburífera con el gran negocio y desarrollo de Vaca Muerta redoblamos la apuesta y nos proponemos como meta que las propias petroleras y operadores sean ejemplo y vayan incorporando acciones concretas en sustentabilidad y en especial en la movilidad eléctrica. 

Como empresa privada nos adherimos al Programa para el medio ambiente de la Organización de las Naciones Unidad (ONU), Movelatam (movilidad eléctrica en Latinoamérica), para la transición hacia la movilidad eléctrica cuyo fin es el acercamiento de los gobiernos, municipios, empresas privadas y centros tecnológicos a la realidad actual con innovación y soluciones políticas y de financiamiento que acelere el paso a la electromovilidad.

El cambio climático y sus efectos son una realidad. La sociedad cada vez exige mayor compromiso y demanda acciones concretas.

Desde MOVEL, somos ambiciosos y nos comprometemos a promover la movilidad eléctrica para reducir las emisiones de CO2 y mitigar los efectos del cambio climático para mejoría de la calidad de vida y salud de los argentinos. Cada actor juega un rol fundamental y su compromiso suma, porque la acción climática es ahora y es momento de actuar.

¿Que considera que deberían hacer los gobiernos?

Asumir compromisos de ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable), especialmente los 6,7,9,11,12 y 17, comprometerse, iniciar acciones concretas y actuar ya.

 

Comentarios