LE DIJO ADIÓS A LA RUTINA

Desafió el bravío norte neuquino con bici y bote

Cansado de la ciudad, encaró un nuevo estilo de vida en lo más profundo de la naturaleza.
miércoles, 5 de febrero de 2020 · 20:32

Dicen que el inicio de año es un buen momento para encarar objetivos y rumbos nuevo en la vida. Así fue, tan a pecho, como se lo tomó Pablo Motto. Un rosarino productor de radio y tv que se cansó de la rutina y el 2 de enero arrancó viaje para recorrer con bici y bote los rincones más agrestes y mágicos de la provincia de Neuquén. O Por lo menos así, lo narró él en la AM550 La Primera. 

El 2 de enero, con hambre de libertad, Pablo comenzó a cocinar el inicio del viaje a través de Facebook: "Ssssssssamigos, Cómo este año tenía muchas ganas de manejar le saqué los asientos de atrás a la camioneta y cargué bici, bote, remos (también otro bote y otros remos para prestar a unos descendientes de pioneros), mochila para escalar algo, machete mata zombies, etc y me vine manejando. Serán 1600 kilómetros hasta llegar a Manzano Amargo. Ahí dejo el vehículo 4 semanas hasta que haga todo lo que pueda de lo que soñé hacer".

El extrovertido rosarino contó que fue un viaje planeado con mucha expectativa por los lugares únicos con los que se podía llegar a encontrar. Admitió que superó todos sus límites de interpretación mientras recorría solo, pero admiró mucho más los momentos compartidos con los habitantes de la zona. "Pocas veces vi gente tan amable como en el norte de Neuquén. Esta provincia tiene lugares y personas increíbles que ni los propios neuquinos conocen”.

Un poco en bici y otro poco en bote, así se lo planteó Pablo al ver las lagunas que esconde el norte neuquino. "Planeo tomar posesión de una pequeña y graciosa islita que vi por Google Maps, porque seguramente nadie llegó con un bote hasta el medio de la nada".

Los Bolillos en Varvarco, Cajón del Atreuco, Los Cerrillos, el nacimiento del río Neuquén, Coyuco-Cochico, Buta Ranquil, Barrancas, son lugares quedaron en su retina. Ni hablar de las hazañas arriba de su pequeño bote inflable, con el cual navegó en el río Barracas con la bici encima. “Dormí en un colectivo abandonado en donde nace el río Neuquén, acampé en un centro de esquí abandonado frente al Volcán Tromen, todavía no lo puedo creer". 

Si bien para muchos se trata de una aventura de joven, para Pablo se trata de un posible nuevo estilo de vida. Aún no lo tiene del todo claro, pero lo que sí le quedó muy grabado es que "en cuanto a lo turístico, Neuquén es la mejor provincia de todas".


 

EL DIARIO DEL VIAJE:

 

Comentarios